Las importaciones mexicanas de comida superan el 60% del consumo nacional

México. – El recién electo dirigente de la Confederación Nacional de Organizaciones Agropecuarias y Forestales (Conoraf), Armando Rendón, alertó sobre las crecientes importaciones mexicanas de comida, que superan el 60% del consumo, y llamó a buscar la producción autosustentable de alimentos para devolver a la tierra “la vida” que se le ha robado.

“El sureste de México tiene la capacidad para darle de comer a este país siempre y cuando se apoye a los productores”, planteó Rendón.

Al respecto, mencionó que es tiempo de apoyar a los productores agropecuarios para que su producción se impulse a partir de ciencia y tecnología; que se integren a más mercados para la comercialización de sus productos; y erradicar el uso de fertilizantes químicos, que asegura “nos están matando”.

Señaló que el uso indiscriminado de fertilizantes químicos en el campo mexicano es altamente costoso para los productores, pero más grave aún, es causante de enfermedades como el colesterol, la presión arterial alta, los triglicéridos, la diabetes y otros males de salud.

Refirió que los fertilizantes químicos tienen precios altos de mercado, alrededor de los 7 mil 300 pesos por tonelada, contra los 4 mil 300 pesos de una tonelada de fertilizantes orgánicos.

“El mundo ha cambiado hacia lo biológico, lo verde, nadie quiere productos químicos”, apuntó.

La producción de insumos orgánicos, dijo, beneficia de mismo modo al productor y al consumidor. Al primero porque le genera mayores recursos y al segundo, una mejor calidad de vida, con menos enfermedades.

“La Conoraf, está lista para impulsar una nueva época en la producción de alimentos en México”, afirmó.

Asimismo, hizo énfasis en que el país requiere el desarrollo de una agricultura determinada por estudios de suelo y regiones. “Estaremos cuidando así el medio ambiente”, dijo.

Ejemplificó con el caso de Tlaxcala, cuyos suelos son demasiado ácidos y su producción de maíz genera triglicéridos entre los consumidores. “Los fertilizantes deben ser fabricados de acuerdo al tipo de suelo”, expuso.

“El fabricante debe producir un fertilizante para combatir este problema. Al fertilizante orgánico le hace falta nitrógeno, pero se puede solventar con cachaza de caña, excremento de borrego, de gallina. Hay que enseñar a producir sano”, opinó. De esa manera “estaremos cuidando el medio ambiente”, indicó.

Dijo que la Conoraf impulsará la regionalización de cultivos para que la Universidad de Puebla haga estudios de suelo a productores en forma gratuita en todo el país.

“Sólo pediremos al productor que permita obtener las muestras de tierra para determinar el tipo de suelo. Así sabremos qué podemos plantar y sembrar en su tierra.

Dijo que es urgente una mejor planeación en el campo. “Se caen los precios por la oferta excesiva. Si Veracruz, por ejemplo, tiene vocación para la citricultura, pues que se siembre allí porque tiene calidad de exportación. Es el caso de Michoacán con la plantación de aguacate hass y así cultivo por cultivo. Hay que atender la geografía del país y ver para que sirve cada estado”, planteó.

Con información de: Notimex

Anterior Por plagas, centro de México podría quedarse sin maíz pozolero
Siguiente Promueven recuperación de soya en Sinaloa

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *