Entender las regulaciones orgánicas y establecer procedimientos operativos estandarizados a nivel de campo para cumplir con estas regulaciones puede en ocasiones resultar ser difícil

Por Ana Negrete*

México ha visto un crecimiento significativo en la demanda de productos orgánicos y es el tercer país con el mayor número de productores orgánicos, superado únicamente por India y Etiopía. Para apoyar este continuo crecimiento, México ha desarrollado sus propios estándares orgánicos los cuales están siendo implementados por la Secretaría de Agricultura de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) –antes Sagarpa–, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Senasica ha aprobado 15 organismos de certificación orgánica para certificar productos bajo la Ley de Productos Orgánicos (LPO) y está trabajando activamente para asegurar la consistencia y la correcta implementación de los estándares entre estos organismos de certificación. Asimismo, el Senasica trabaja con miembros del Consejo Nacional de Producción Orgánica (CNPO) para revisar y actualizar los Lineamientos para la Operación Orgánica de las Actividades Agropecuarias y negocia acuerdos de equivalencia orgánica con los Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá. 

Las negociaciones están más avanzadas con los Estados Unidos y cuando se alcance dicho acuerdo, contar con la certificación bajo la LPO será suficiente para los productores orgánicos en México que quieren vender productos orgánicos en los Estados Unidos. 

Homero Blas, presidente de IFOAM Latinoamérica, explica cómo esto representa una importante mejora para los productores orgánicos en México. “Aunque los estándares pueden ser distintos en diferentes países, los sistemas de certificación tienden a ser muy similares. Con los acuerdos de equivalencia establecidos, los productores pueden cubrir el mercado mundial sin tener que ocupar todo su tiempo en procedimientos de certificación redundantes y prolongados”.

Aunque el progreso ha sido constante en la implementación de la LPO y en las negociaciones de acuerdos de equivalencia que fomentan el comercio, todavía hay retos que los productores orgánicos en México deben enfrentar para acceder a este mercado.

Carrie-Anne Palmeri, Supervisora del Programa Latinoamericano para Oregon Tilth, un organismo de certificación aprobado por Senasica y miembro del CNPO explica: “Dondequiera que uno se encuentre en el mundo, el proceso de certificación orgánica puede ser intimidante y desalentador. Entender las regulaciones orgánicas y establecer procedimientos operativos estandarizados a nivel de campo para cumplir con estas regulaciones puede en ocasiones resultar ser difícil. 

En México, los operadores se enfrentan a retos similares; sin embargo, el contexto puede ser un poco diferente. Al ser un país con una regulación y mercado orgánico nacional relativamente nuevo, el sector orgánico en México está todavía mayormente encaminado hacia la industria orgánica exportadora. Esto significa que además de cumplir con los requisitos de la regulación orgánica nacional, los productores orgánicos deben cumplir también con las regulaciones orgánicas internacionales, puesto que el sector orgánico de exportación todavía representa la parte más sustanciosa de las ventas orgánicas en México”.

A pesar de esto, el número de productores orgánicos continúa creciendo, y este crecimiento se refleja en la industria de insumos. Guillermo Cadena es el presidente de la Asociación Mexicana de Productores, Formuladores y Distribuidores de Insumos Orgánicos, Biológicos y Ecológicos (AMPFYDIOBE) y un proveedor de insumos OMRI Listed®. 

Él estima que la demanda de estos insumos ha crecido entre 17 y 20 por ciento en los últimos años. Guillermo Cadena atribuye este crecimiento no solamente al crecimiento en la industria orgánica de México, sino también al uso de estos productos en la agricultura convencional. 

Cadena explica que tanto la creación de AMPFYDIOBE en 2006 como el desarrollo en línea de un Diccionario de Insumos para la Producción Orgánica reflejan la importancia de este sector para la industria orgánica. “Los insumos son esenciales. Si podemos hacer que los insumos compatibles con las regulaciones sean fáciles de identificar y de usar, podemos ayudar a simplificar e incrementar la producción orgánica”.

La verificación del cumplimiento de insumos con la LPO actualmente se lleva a cabo por los organismos de certificación aprobados en México, generalmente como un servicio a sus clientes quienes quieren usar algún insumo en específico. No existe una lista pública de insumos compatibles bajo la LPO y muchos proveedores de insumos llenan este vacío al solicitar que se verifique el cumplimiento de sus insumos según el Programa Orgánico Nacional del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Esta verificación es llevada a cabo por organizaciones de evaluación de materiales tales como OMRI que mantienen una lista pública de insumos. OMRI ha visto un continuo crecimiento en el número de proveedores de insumos en México que solicitan tener sus productos Listados por OMRI. 

Considerando la demanda, OMRI continúa contratando personal bilingüe para proveer servicios a las varias partes interesadas tanto en México como en otros países hispanohablantes.

Para ayuda en español, los solicitantes y los proveedores OMRI Listed pueden comunicarse al 541.343.7600 ext. 124 o al correo electrónico preguntas@omri.org. Además, OMRI proporciona asistencia técnica en español a los certificadores suscritos y puede llevar a cabo entrenamientos en español bajo solicitud. 

A pesar de que los formularios y el proceso de solicitud deben ser realizados en inglés, OMRI ha desarrollado recursos para ayudar a solicitantes hispanohablantes. 

OMRI también asiste a ferias de exhibición en México donde las partes interesadas pueden hablar directamente con nuestro personal. OMRI espera aumentar los recursos disponibles para mejorar el apoyo a la creciente industria orgánica de México.

*Gerente del Programa Internacional de Organic Materials Review Institute (OMRI)

Anterior Híbrido de chayote contra el cáncer
Siguiente El posicionamiento de un agroinsumo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *