Con el uso de estos insumos se pueden obtener mejores resultados que con los convencionales

Erick Giovanni Aguilar Rosales

Irapuato, Gto. (México). – En el marco del tercer día de la Expo Agroalimentaria Guanajuato 2019, realizada la semana pasada, se llevó a cabo la conferencia “Fertilización mineral orgánica”, en la que Pedro Isabeles Flores, experto consultor en agrosistemas sustentables de alta rentabilidad, detalló los beneficios del uso de insumos orgánicos para la mejora de los cultivos.

Los fertilizantes minerales orgánicos, dijo, son insumos que funcionan a partir de la atracción magnética de los minerales. Con esto, se puede retener significativamente una mayor cantidad de humedad para los cultivos.

Estos mismos contienen minerales esenciales que la planta necesita, tales como: el carbono, nitrógeno, silicio, zinc, hierro, sodio, entre otros.

Dichos insumos son desarrollados por la empresa Zeolitech y tienen el beneficio de ser completamente naturales, detienen y corrigen la clorosis férrica y de zinc, no salinizan ni desgastan los suelos, son de lenta liberación, lo cual representa un rendimiento superior en la hidratación de la planta.

Uno de estos productos es FerroZinc Max®, una alternativa mineral rica en hierro y zinc, elementos fundamentales para la estructura y función enzimática de las plantas. Este producto promete reducir las deficiencias durante la fotosíntesis de la planta, lo cual aumenta la productividad hasta en un 20%.

Asimismo, Isabeles Flores ejemplificó algunos casos en las que los productores han gastado más de 13 mil pesos para la siembra de una tonelada de maíz.

Es por lo anterior que sugirió que una de las principales ventajas de utilizar los fertilizantes minerales orgánicos es precisamente en gastos de inversión que un productor realice para obtener sus productos, ya sea en insumos, maquinaria, agua, plaguicidas, etcétera.

“Los productores podrán aumentar los rendimientos en sus cultivos hasta en un 50% más, con un gasto 50% menos”, afirmó el consultor.

Sin embargo, subrayó que un suelo no puede cambiar de fertilizantes químicos a orgánicos en un tiempo corto. Por lo tanto, que indicó que es un proceso que toma su tiempo, pero “sus beneficios durarán para siempre”.

Isabeles Flores citó un estudio realizado por Grageda-Cabrera, donde se demostró que cada tonelada de fertilizante químico produce 200 kg de oxido nitroso, el cual produce 300 veces más efecto invernadero que el CO2.

“Con los fertilizantes minerales orgánicos el CO2 se disminuye al 50% en un año; en un lapso de 4 años queda eliminado por completo”, dijo.

El experto consultor hizo hincapié en que “para la agricultura orgánica no hay competencia. Con los fertilizantes hemos obtenido plantas con hasta 200 cocos de la más alta calidad, o jitomates cherry vendidos a un hotel exclusivo en $300 pesos”.

Por último, Isabeles Flores mostró al público de su conferencia fotos de casos en los que se han roto las ramas de árboles de mandarina y de manzana debido a la gran cantidad de frutos que estos desarrollaron.

Anterior Situación actual de certificación orgánica en México
Siguiente Michoacán producirá más de 8 millones de plantas de Nochebuena

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *