La presa “Santa María” en el sur de Sinaloa permitirá el suministro de agua para el riego de casi 25 mil hectáreas de granos y hortalizas

Redacción Agro Orgánico

Ciudad de México. – La construcción de la presa “Santa María” al sur de Sinaloa representa un proyecto estratégico en el cumplimiento de los objetivos del Gobierno de México de impulsar la producción de granos básicos, reducir importaciones y garantizar la autosuficiencia alimentaria en el país, afirmó el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula.

En un comunicado, Villalobos Arámbula agregó que el compromiso de las autoridades para concretar la presa representa un beneficio económico y social para las familias de los municipios de El Rosario y Escuinapa, Sinaloa.

El funcionario señaló que la creación de infraestructura con un amplio beneficio social es una condición necesaria para la construcción de un México más incluyente y más justo; representa, dijo, la disposición de bienes públicos que estarán al servicio de los productores y la sociedad.

Respecto a la construcción de la presa, subrayó que la planeación y desarrollo agrícola deben realizarse con base en prácticas sustentables, que promuevan el uso eficiente y responsable de los suelos y el agua para potencializar la producción agropecuaria.

De acuerdo con la Sader, la presa “Santa María” permitirá aprovechar los escurrimientos del Río Baluarte y sus afluentes para el riego de cerca de 25 mil hectáreas en dos ciclos: otoño-invierno y primavera-verano.

Lo anterior beneficiará principalmente a los municipios de Santa María y Escuinapa, donde se potencializará el suministro de agua para el riego de cultivos de granos y hortalizas, en beneficio directo de más de dos mil 550 productores y sus familias, que han carecido por años del vital líquido, apuntó la Sader.

El desarrollo de la obra estará coordinado de forma conjunta por la Sader, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Gobierno de Sinaloa. Se estima que la presa “Santa María” tenga una capacidad de uno a tres millones de metros cúbicos por año, será usada principalmente para embalses de riego agrícola y también beneficiará otro tipo de actividades productivas.

Anterior Comer saludablemente, tarea (casi) imposible
Siguiente Con proyecto agrícola, universitarios mexiquenses participan en Hult Prize 2019

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *