Con este programa se prevé reducir las importaciones en 400 mil toneladas

Redacción Agro Orgánico

Tamaulipas, México. – En 2 mil hectáreas al norte de Tamaulipas se desarrollará el plan piloto del Programa de manejo de integral de maíz blanco, con el fin de lograr que las cosechas mantengan buenas condiciones sanitarias, en beneficio de la salud humana y animal.

El plan, promovido por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), está previsto para el ciclo otoño/invierno 2019/20 e implica el manejo y la vigilancia de todas las fases del cultivo: preparación del suelo, selección de variedades, siembra, cosecha y postcosecha (acopio, transporte y comercialización), a fin de garantizar su éxito.

Al respecto, se prevé una disposición -a mediano plazo- de aproximadamente 400 mil toneladas con bajos niveles de aflatoxinas (toxinas producidas por ciertos hongos en cultivos agrícolas como el maíz), que serían adquiridas a buen precio por la empresa Gruma.

Las autoridades de salud han establecido como “nivel de acción” el grado de 20 partes por billón (ppb) como lo máximo de contenido de aflatoxinas aceptado en el maíz para consumo humano y 25 ppb para consumo de aves.

“Con este programa se pretende disminuir la presencia de aflatoxinas en el maíz y sustituir en el mediano plazo la importación de 400 mil toneladas de maíz blanco”, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, Víctor Suárez Carrera.

El plan piloto, considera factores precisos que implican el compromiso, conocimiento y cumplimiento de parte de los productores, tales como las fechas de siembra, la realización de tres riegos de auxilio y la vigilancia de la temperatura durante la postcosecha, entre otros.

Asimismo, Suárez Carrera expresó que este plan piloto pretende ser la base para contar con programas de manejo regionales y a nivel nacional para la prevención de aflatoxinas. 

“El programa está abierto a todo conocimiento científico que puede aportar, de esta forma, estaremos avanzando en garantizar una oferta de insumos aceptable para la salud humana y de los animales”, agregó.

La Sader destacó la participación de diversas instituciones y agentes científicos, de investigación y de sanidad, públicos y privados, nacionales e internacionales, como lo son el Inifap, Senasica, Cimmyt, Cofepris y la UNAM.

Anterior Condiciones climáticas impulsan el cultivo de espárrago en Sinaloa
Siguiente México convoca a crear instancia regional que influya en precio de café

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *