El grano posee un enorme potencial productivo por aprovechar, tanto para contribuir a la seguridad alimentaria como para erradicar la pobreza

Redacción Agro Orgánico

Ciudad de México. – El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) presentó el libro “Los maíces nativos en México”, que busca contribuir al fortalecimiento de la agrocadena del maíz y rescatar variedades ancestrales del grano, mejorar las técnicas artesanales para la producción de masa nixtamalizada y llevar a la mesa alimentos de calidad e inocuidad.

José Luis Ayala y Erick Quirós, coautores del libro, manifestaron la importancia de propiciar una visión compartida entre los actores de la agrocadena y promover su inserción en redes de valor.

Desde este punto de vista, los investigadores afirman que se podrían diseñar y proponer políticas públicas para la conservación y el mejoramiento genético de los maíces nativos, el fomento de la producción y el uso de semillas criollas mejoradas (considerando protocolos de certificación) y el acceso a programas de apoyos productivos.

Ayala y Quirós señalaron que en América Latina se han identificado alrededor de 220 razas de maíces nativos, de las cuales 29% se encuentran en México y que, “por sus características de resistencia a sequía y suelos precarios, tienen potencial para su adaptación productiva ante el cambio climático”.

Por su parte Diego Montenegro, representante del IICA en México, señaló que “los maíces nativos poseen un enorme potencial productivo por aprovechar, tanto para contribuir a la seguridad alimentaria como para erradicar la pobreza”.

“Las tortillas son la base de la alimentación en México y tienen gran potencial para satisfacer demandas del mercado gastronómico, cada vez más sofisticado y exótico”, aseguró Montenegro.

El maíz es el alimento más cosechado en América y uno de los tres cultivos más importantes del mundo, junto con el trigo y el arroz, todo esto debido a su versatilidad y propiedades alimenticias. La planta es una de las mejores aportaciones de este continente para el mundo. 

Anterior Agricultura promueve certificación electrónica de alimentos
Siguiente Científicos exigen debate sobre uso de transgénicos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *