Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada, destaca el secretario general de la ONU

Roma. – 2021 ha sido designado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional de las Frutas y las Verduras. En su presentación oficialmente el martes 15 de diciembre en un evento online, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, destacó que el principal objetivo de esta iniciativa es concienciar sobre los beneficios del consumo de frutas y verduras para la salud.

“Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades. Sin embargo, a pesar de estos enormes beneficios, no las consumimos en cantidades suficientes”, señaló.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el Año Internacional de las Frutas y Verduras busca concienciar acerca de los beneficios de estos alimentos para controlar las cada vez más elevadas cifras de enfermedades generadas por el sobrepeso y la obesidad. En la presentación se incidió también en la necesidad de reducir el desperdicio alimentario.

Los principales objetivos del Año Internacional de Frutas y Verduras son:

  • Concienciar sobre los beneficios del consumo de frutas y verduras para la salud y la nutrición y orientar las políticas hacia dichos beneficios.
  • Promover dietas y estilos de vida saludables, equilibrados y diversificados mediante el consumo de frutas y verduras.
  • Reducir la pérdida y el desperdicio en los sistemas alimentarios de las frutas y verduras.
  • Difundir las mejores prácticas sobre:

Fomento del consumo y la producción sostenible de frutas y verduras en apoyo de los sistemas alimentarios sostenibles.

Mayor sostenibilidad en el almacenamiento, transporte, comercio, procesamiento, transformación, venta minorista, reducción del desperdicio y reciclaje, así como en las interacciones entre estos procesos;

Integración de los pequeños agricultores, en especial los agricultores familiares, en las cadenas de producción, suministro y valor locales, regionales y mundiales en aras de la producción y el consumo sostenibles de frutas y verduras, reconocimiento de las contribuciones de las frutas y verduras, incluidas las razas no mejoradas y las variedades del agricultor, a su seguridad alimentaria, nutrición, medios de vida e ingresos.

Fortalecimiento de la capacidad de todos los países, y en especial de los países en desarrollo, para adoptar enfoques y tecnologías innovadores de la lucha contra la pérdida y el desperdicio de frutas y verduras.

Con información de: agencias

Previous Panadería a base de insectos
Next Con dióxido de carbono, investigadores descontaminan almendras y frutos secos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *