Esta compañía 100 por ciento mexicana nació con el objetivo de ofrecer soluciones diferenciadas a base de algas marinas que garantizan a los agricultores mayor rentabilidad y la calidad deseada en sus cultivos.

Por Redacción Agro Orgánico

Baja California, México. – Las algas marinas como base de insumos agrícolas han demostrado no solo su eficiencia al ayudar a los productores a obtener mejores cosechas, también han permitido aprovechar las riquezas del mar de una forma sostenible.

Como conocedor de los beneficios de las macroalgas en la agricultura y con 32 años de experiencia trabajando con éstas, el oceanólogo David Lora inició en 2012 con una empresa pionera en México dedicada al desarrollo de soluciones agrícolas a base de algas: Algas Pacific.

Esta compañía –100 por ciento mexicana– nació con el objetivo de ofrecer insumos diferenciados que garantizaran a los agricultores mejores cosechas y frutos de óptima calidad.

Aprovechando los recursos marinos de las costas del Pacífico, la empresa desarrolló un primer producto que a la fecha se mantiene entre los más comercializados: NPKelÒ, extracto concentrado de dos algas marinas –Macrocystis pyrifera y Gelidium robustum– que es un bioestimulante vegetal y activador biológico del metabolismo celular de las plantas.

En entrevista para Agro Orgánico, el director general de Algas Pacific explica que este producto y los que desarrollarían más adelante son creados con base en las necesidades de los productores, que la empresa identifica mediante la atención personalizada con cada cliente.

Así, nacieron productos como el enraizador y mejorador de suelos KelprootÒ y LaruSoilÒ, extracto liquido de guano de aves marinas diseñado para su rápida asimilación en cultivos orgánicos. Prácticamente, desde el inicio de sus operaciones, cada dos años Algas Pacific presenta un nuevo producto que atiende necesidades específicas de los agricultores, apunta David Lora.

En el desarrollo de algunos productos, la compañía ha trabajado de la mano con el Centro de Nanociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Ensenada. Así nació CopperKelp®, un extracto de algas marinas que permite estabilizar el cobre en forma de nanopartículas con capacidad de difusión y translocación en las plantas, cubriendo necesidades nutricionales y fitopatológicas de los cultivos.

El más reciente lanzamiento de Algas Pacific es ZnKelpÒ, complejo órgano – mineral de alta asimilación vegetal. Su facilidad de absorción, tanto vía riego como foliar, permite mantener la concentración optima de zinc en las plantas, evitando deficiencias y otros problemas nutricionales que afectan al desarrollo y rendimiento del cultivo.

“El objetivo de nuestros desarrollos es solucionar problemas específicos que los productores nos comunican. Esa es nuestra estrategia: crear productos innovadores y específicos que se diferencien de la gama de productos disponibles comercialmente”, señala el oceanólogo.

Lee el artículo completo en la edición 29 de Agro Orgánico: https://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2021/11/29_Agro_Organico.pdf

Previous La necesidad de alimentos inocuos impulsa la demanda de bioinsumos
Next La agricultura ha entrado en la era del conocimiento. En ella, ser sostenible ya no es suficiente para llegar al agricultor con una propuesta de valor.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *