La superficie mundial de hortalizas orgánicas representa sólo el 0.7%, con 433 mil hectáreas de la producción total de estos productos. México es el cuarto país con más hectáreas dedicadas a estos cultivos con 35 mil 969.

Por Astrid Rivera*

México. – La preocupación por tener una alimentación más sana ha generado el crecimiento de los productos orgánicos, en especial de las hortalizas. Posicionarse entre los consumidores no ha sido fácil: su elevado costo de producción, así como el procedimiento para obtener los certificados que las acrediten como producto orgánico han sido los principales obstáculos.

La pandemia de COVID-19 aceleró el interés por su consumo, a la vez que abrió la puerta para nuevos canales de comercialización como son los marketplace, en tanto que las tiendas de autoservicio cada vez apuestan más por la venta de este tipo de alimentos.

Hasta 2019, México registraba 301 mil 891 hectáreas dedicadas a la agricultura orgánica, según la International Federation of Organic Agriculture Movements (IFOAM); con lo que se ubica en el quinto lugar con mayor crecimiento de superficie orgánica entre 1999 y 2019, al aumentar 118 mil 666 hectáreas.

India y Estados Unidos son las naciones que más aumentaron su superficie orgánica con 361 mil y 295 mil 273 hectáreas, respectivamente, detalla el IFOAM en su estudio The World of Organic Agriculture; Statistics and Emerging Trends 2021.

Tan sólo entre 2018 y 2019 nuestro país pasó de 183 mil 225 hectáreas a 301 mil 891 hectáreas, lo que representa un incremento de 64.8% de la superficie orgánica cultivada. Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Chihuahua y Nuevo León son líderes en superficie destinada a la agricultura orgánica, siendo en los tres primeros estados en conjunto donde se concentran el 50% de estas tierras, según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

En tanto que la superficie para hortalizas orgánicas –a nivel mundial– representa sólo el 0.7% (433 mil hectáreas) de la producción global de estos productos. México es el cuarto país con más hectáreas dedicadas a estos cultivos con 35 mil 969, el 4% del total de tierra dedicada a productos orgánicos.

Estados Unidos e Italia son los países con más superficie de hortalizas orgánicas, con 77 mil 673 y 64 mil 762 hectáreas, respectivamente.

Alfredo Díaz Belmontes, director de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC), comentó que, aunque en nuestro país es poca la superficie dedicada a las hortalizas orgánicas, se trata de cultivos de alto valor que tienen como destino el mercado norteamericano, como son: tomate, brócoli, lechuga, entre otros.

Marketplace: oportunidad de mercado

La pandemia de COVID-19 transformó no sólo nuestros patrones de consumo, sino también la manera de hacer negocios. Por lo que el crecimiento del comercio electrónico, a través de marketplace se aceleró tras las medidas de restricción para contener los contagios, con lo que la población recurrió a las plataformas digitales para abastecerse de alimentos.

“El comercio electrónico empujará la venta de hortalizas orgánicas, de todos los productos orgánicos. Va a ayudar a que se vendan más y mejor. Hace unos años era impensable comprar por medio de páginas de internet, ahora cada vez son más los productores que venden sus hortalizas por este medio”, expresó Díaz Belmontes.

El director de la AMHPAC destacó que estas plataformas le dan la oportunidad al productor de entrar directamente al hogar de los consumidores para mostrar su producto; lo cual también puede ayudar a mejorar la trazabilidad ya que se puede implementar un sistema, mediante el cual, con un click el consumidor final pueda conocer todo el proceso de producción desde la siembra hasta la mesa.

Alejandro Madrigal, presidente Corporativo de Covilli, comentó que los marketplace son un canal que se abrió gracias a la pandemia y que se mantendrá vigente, porque no sólo ahorra tiempo, sino que es una oportunidad para que las empresas dedicadas a la producción de productos orgánicos, cuentan la historia del producto, a fin de comunicar de mejor manera las ventajas de consumir este tipo de alimentos.

“Es algo positivo nos abre el mercado a más gente y es más directo. Lo más importante es hacer contacto con la gente, que sepan lo que se están comiendo. Que no sólo somos un intermediario, nos importa mucho comunicar la historia de lo que están comiendo en su plato. Mucha gente no la entiende, pero estas plataformas le dan esa oportunidad a la gente”, expresó.

Lee el artículo completo en la edición 31 de Agro Orgánico: https://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2022/02/31_Agro_Organico.pdf

Previous Líderes del sector hortofrutícola analizan la situación actual de la responsabilidad social en México
Next Sin suelos fértiles la vida en la Tierra no sería posible

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *