Se trabaja en un arreglo que beneficie el intercambio del producto entre México y EUA

Redacción Agro Orgánico

Ciudad de México. – Con el fin de contribuir a que agricultores nacionales de tomate tengan condiciones equitativas y justas en la exportación de su producto, las secretarías de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y de Economía (SE), el Gobierno de Sinaloa y productores de tomate del país, sostuvieron una reunión para revisar las estrategias a seguir respecto a la negociación que los productores realizan para establecer un Acuerdo de Suspensión con Estados Unidos ante el arancel impuesto desde el pasado 7 de mayo.

“Se trabaja para conseguir un arreglo que beneficie a las partes involucradas”, coincidieron los integrantes de dicha reunión.

Los integrantes de la reunión destacaron que actualmente el tomate mexicano representa la exportación de un millón 700 mil toneladas al año y la generación de un millón 400 mil empleos directos e indirectos.

El titular de la Sader, Víctor Villalobos Arámbula, indicó en un comunicado que la secretaría trabaja en la innovación de métodos de producción, así como en una estrategia para la diversificación de mercados para la hortaliza en Asia y Sudamérica, principalmente.

Asimismo, ofreció a los productores e industriales de tomate de todo el país continuar en comunicación con el secretario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), Sonny Perdue, para asegurar que las demandas de los productores mexicanos sean atendidas, así como informar sobre las consecuencias colaterales de no alcanzar un acuerdo.

Por su parte, la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora Sánchez, en representación de la Secretaría de Economía, mencionó que la SE cuenta con la disposición para facilitar e insistir en que las propuestas de ambas partes permitan llegar a un acuerdo de suspensión que sea de beneficio mutuo.

El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel pidió analizar las afectaciones por el arancel impuesto al tomate mexicano, con base en la integración de padrones. 

Productores y asociaciones de agricultura protegida subrayaron que uno de cada dos tomates que se consumen en Estados Unidos es de México, por lo que el Acuerdo de Suspensión trae una estabilidad en el mercado y conviene a ambas partes.

Previous Asesores se capacitan en desarrollo de prácticas sustentables en Mexicalli
Next Sector arrocero nacional enfrenta “crisis” desde hace más de 7 años

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *