Los bioestimulantes promueven el crecimiento vegetal mejorando los cultivos, ya que aumentan la capacidad de absorción de agua y nutrientes, así como la resistencia al estrés hídrico, entre otros beneficios.

Por Astrid Rivera*

El color, sabor y variedad de nutrientes que ofrecen las berries ha conquistado a los paladares internacionales, al grado de convertirse en el primer producto agroalimentario con más exportaciones. Su importancia en el mercado requiere de insumos que aprovechen al máximo los recursos para elevar su calidad y rendimiento, por lo que los bioestimulantes son un aliado para este cultivo.

En enero de 2022 las berries desplazaron a la cerveza del primer lugar de las exportaciones agroalimentarias de México, con 427 millones de dólares, lo que representa 46.7% mayor al comparado con el mismo periodo, pero de 2021, según datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA). Al cierre del año pasado, las ventas al extranjero de las también llamadas frutillas registraron 3 mil, de acuerdo con el Panorama Agroalimentario 2021.

La superficie cultivada de berries en el país es alrededor de 34 mil hectáreas con una producción estimada de 900 mil toneladas al año, indican estadísticas del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Ante la relevancia de este producto, se han desarrollado soluciones para mejorar el sabor, color y productividad de estos frutos. Los bioestimulantes pueden aumentar entre un 12% y 20% el rendimiento de las plantas de berries e incluso adelantar la cosecha.

¿Qué es un bioestimulante?

Los bioestimulantes son sustancias de diversa naturaleza bioquímica –pueden ser aminoácidos, nutrientes, vitaminas, extracto de algas, agentes microbianos, entre otros– que promueven el crecimiento vegetal mejorando los cultivos. Entre sus beneficios se encuentran que aumentan la capacidad de absorción de agua y nutrientes, así como la resistencia al estrés hídrico, permitiendo el mejor desarrollo de las plantas, refiere la investigación Bioestimulantes en la Agricultura, realizada por la Universidad Federal de Mato Grosso de Brasil.

Ante la necesidad de hacer de la agricultura una actividad más sustentable, estos insumos son cada vez más necesarios en el agro. Se estima que el mercado mundial de los bioestimulantes aumente un 11,24% anual y alcance para 2025 un valor de 4 mil 900 millones de dólares, de acuerdo con la consultora norteamericana Markets and Markets.

Lee el artículo completo en la edición 32 de Agro Orgánico y descárgala totalmente gratis: https://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2022/04/32_Agro_Organico.pdf

Previous Nueva York tiene una nueva azotea verde para cultivar orgánicos
Next Activa la Sader operativo por presencia de influenza aviar en Coahuila

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *