Uno de los objetivos de la alianza es impulsar el manejo agroecológico de plagas, como los dispensadores de liberación prolongada de feromonas de confusión sexual.

Por Redacción Agro Orgánico

México. – El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) y la startup de innovación agrícola Provivi anunciaron una alianza para promover prácticas y tecnologías amigables con el medio ambiente que permiten controlar la plaga del gusano cogollero del maíz, que puede ocasionar pérdidas en los rendimientos superiores al 60%.

En el marco de la conmemoración del 50 aniversario de la entrega del premio Nobel de la Paz al fundador del Cimmyt, Dr. Norman Borlaug, se dieron a conocer las primeras actividades de proyectos acordados y en evaluación para adoptar prácticas sostenibles y efectivas en la producción de maíz, que permitan disminuir costos; proteger la calidad de vida de los productores del campo; así como la calidad del agua y el suelo, que frecuentemente, se degradan o contaminan por la aplicación excesiva de pesticidas.

Respecto a estas tecnologías, el director comercial de Provivi® México y Estados Unidos, Carlos Uribe Gómez, explicó que los dispensadores de liberación prolongada de feromonas de confusión sexual Provivi FAW®, son una herramienta del manejo agroecológico de plagas que permite disminuir el número de aplicaciones para cogollero durante el ciclo del cultivo, reduciendo así la exposición de los seres vivos, del suelo y del agua, a químicos nocivos.

Cabe recordar que en maíz, los ataques más severos de gusano cogollero se presentan durante la fase vegetativa inicial del desarrollo de las plantas, 30 días después de la siembra; éste puede ocasionar pérdidas en el rendimiento de un 30 a un 64%, por esto, en agricultura convencional demanda de tres a cuatro aplicaciones químicas para su control, incrementando así los costos de producción y el impacto negativo en el medio ambiente.

Por su parte, el director general del Cimmyt, Bram Govaerts, señaló que el manejo agroecológico de plagas es un área de investigación aplicada al desarrollo sostenible de los sistemas de maíz en la que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y el Cimmyt “han tenido mucho éxito gracias al extenso conocimiento que tienen los productores mexicanos de insectos como el gusano cogollero y a su capacidad de innovación para la mejora continua de sus prácticas productivas”.

Lee el artículo completo en la edición 28 de Agro Orgánico. Descarga la revista aquí: https://www.agroorganico.info

Previous El éxito de la horticultura protegida enfrenta al sector a nuevos retos
Next La producción de mezcal busca el equilibrio con la naturaleza

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *