Compost: aliado indispensable de la huerta orgánica


Compostar es la mejor manera de obtener un abono sustancioso y libre de químicos

Compost: aliado indispensable de la huerta orgánica
Compost: aliado indispensable de la huerta orgánica

Madrid. – “Compostar no es tan difícil como aparentemente lo pintan y tampoco se necesitan espacios enormes para hacerlo. Y sin dudas es la mejor manera de obtener un abono sustancioso y libre de químicos, al tiempo que practicamos un reciclaje real de la mayoría de nuestros desechos orgánicos.”

Estos son algunos consejos para que, quienes se decidan por generar su propio compost, lo hagan de forma segura y sencilla. Todos los pasos son importantes y deben ser tenidos en cuenta, si se quiere obtener un producto de buena calidad, sin contaminantes y efectivo a la hora de abonar nuestros cultivos.

Opta por un contenedor de compost adecuado
Debe ser compacto, con una muy buena ventilación y no es necesario que ocupe un enorme espacio, sino que debería poder colocarse en cualquier jardín o en patios pequeños. Lo importante es que esté en contacto con la tierra en la base.

Elige el lugar ideal
Lo mejor es colocarlo en un sitio plano y donde pueda drenar sin inconvenientes, lo que garantizará que el exceso de agua se evacue fácilmente. Esto también ayuda a que los micro y macro organismos (desde las bacterias a las lombrices) puedan acceder y participar activamente del proceso.

Ciertos animales hacen el trabajo más duro
La naturaleza nos ha proporcionado la unidad de eliminación de residuos perfecta: las bacterias y las lombrices. Pueden vivir en la oscuridad y su manjar predilecto es el material de desecho que se emplea para compostar, por lo que tras alimentarse lo convierten en líquidos y en abono sólido y nutritivo.

En el caso de decantarse por el vermicompostaje o sea el que se basa en el trabajo de las lombrices, hay tres especies básicas: la llamada “estercolera” (Eisenia foetida), la lombriz roja de tierra (Lumbricus rubellus) y la lombriz tigre (Eisenia andrei). Cualquiera de ellas se puede conseguir fácilmente y son excepcionales a la hora de compostar con eficiencia.

Pon el material adecuado
En general casi todo lo que desechamos es útil para compostar: las cáscaras y desechos de frutas y verduras, las bolsitas de té y residuos de café y los restos de podas de plantas y de hierba son los que más rápidamente se descomponen y proporcionan una buena cantidad de nitrógeno y humedad al compost.

También es bueno incluir cajas de huevos de cartón, papel arrugado y hojas caídas. Estos elementos demoran más en compostar, pero proporcionan fibra y carbono y forman “bolsas de aire” que refrescan la mezcla. Las cáscaras de huevo trituradas aportan una buena cantidad de calcio y otros minerales útiles.

Lo que NO se debe usar para compostar
Ciertas cosas nunca deben ser empleadas en compostaje como la carne o los productos lácteos, plantas enfermas, deposiciones fecales de ninguna especie (ni humanas ni de animales), porque cualquiera de estos elementos generará olores no deseados y puede constituirse en un foco de plagas o infecciones.

También se deben evitar las malezas perennes (como el diente de león o el cardo) o las malas hierbas que contengan semillas. Algo fundamental a tener en cuenta es que los plásticos, el vidrio y los metales NO son adecuados para el compostaje y deben reciclarse por separado.

Con información de ECOticias

 

Previous Desconfianza del consumidor impulsa a productos ecológicos en Reino Unido
Next Pese a recorte, el campo mexicano crecerá: Sagarpa

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *