Dinamarca busca una producción 100 por ciento orgánica para 2020


Según Organic Denmark, los daneses son los más pro-orgánicos del mundo, donde casi el 8 por ciento de los productos vendidos son de este origen

Dinamarca busca una producción 100 por ciento orgánica para 2020
Dinamarca busca una producción 100 por ciento orgánica para 2020

Copenhague. – La agricultura ecológica u orgánica es hoy una de las opciones para poder cubrir los baches de demanda alimentaria que está dejando la producción industrial en el mundo.

Frente a ello, Bután fue el primer país en anunciar su intención de convertirse en orgánico, donde el 79% de la población se dedica a la agricultura; sin embargo, hay otro país que quiere hacerle peso en ese tema: Dinamarca.

Para lograr su objetivo, este país centroeuropeo, está trabajando en la reconversión del cultivo tradicional a ecológico, incentivando el consumo de este último, con buenos resultados. Según Organic Denmark, los daneses son los más pro-orgánicos del mundo, donde casi el 8% de los productos vendidos son de este origen, el porcentaje más alto de Europa.

El gobierno danés dio a conocer su plan de trabajo con un total de 67 puntos, los que serán las directrices para la transición orgánica. La idea es duplicar este tipo de cultivos para 2020, invirtiendo para ello 60.8 millones de dólares en forma de subsidio y apoyo para productores ecológicos.

Además, se incentivará el consumo de estos productos, es por ello que el gobierno, en conjunto con todas las instituciones públicas estatales, implementarán el consumo exclusivo de alimentos orgánicos, equivalente a 800 mil comidas.

Para Dinamarca, son cinco los pilares fundamentales para convertirse en 100% orgánico:

Beneficios: a los daneses no les importa pagar más por el consumo de este tipo de alimentos, porque saben los beneficios que conllevan para su salud, para el mundo agrícola y el futuro del país

Equidad: en Dinamarca creen en la equidad; si ellos pueden lograr a convertirse en orgánicas, el resto del mundo también puede.

Respeto: apuesta por un modelo de producción a pequeña escala, con abastecimiento local y sin pesticidas.

Protección: en este país europeo creen que todos los pesticidas son tóxicos, principalmente para los recién nacidos, por lo tanto, es mejor evitar su consumo.

Supremacía del sabor: son defensores del buen sabor, entre menos químicos y más naturales los alimentos, son mucho mejor.

Con información de El Dínamo

Previous Crean bebida probiótica a base de aguamiel
Next Compañía hispana de alimentos presenta línea de productos orgánicos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *