Hasta 2020, en México se contabilizaron más de 54 mil hectáreas bajo agricultura protegida, de las cuales alrededor de 28 mil están destinadas a la producción de hortalizas

Por Ana Isabel Rodríguez*

México. – Pese a la llegada de la pandemia por la COVID – 19, para el sector de la agricultura protegida en México 2020 fue un buen año, que comenzó con un comportamiento y situaciones que ya son conocidas para los productores, como la sobreoferta de producto –principalmente tomate– a principios de año, que provoca la caída de los precios.

Sin embargo, en Estados Unidos de Norteamérica, que es principal mercado de las exportaciones hortofrutícolas de México, el confinamiento por la pandemia empezó antes y para marzo, allá empezaron las “compras de pánico”: la gente corrió a llenar las despensas y esto incrementó la demanda de alimentos, principalmente hortalizas.

Posteriormente, de mayo a julio, hubo un descenso en la demanda que luego remontó y se mantuvo hasta diciembre, lo que mejoró los precios y al final, el año cerró con una demanda superior a la normal, lo que se tradujo en beneficios para los horticultores, apunta el director general de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (Amhpac), Alfredo Díaz Belmonte.

En entrevista para Agro Orgánico, señala que, si bien el 2021 no arrancó con precios muy buenos, después de la primera mitad del año éstos se han recuperado, debido principalmente a la apertura de escuelas, turismo y restaurantes en EEUU que, recuerda, es el principal mercado para las hortalizas mexicanas.

El directivo de la Amhpac estima que el sector mantendrá un crecimiento sostenido. Al respecto, señala que de acuerdo con cifras del Servicio de Información Agropecuaria y Pesquera (SIAP), al 2020 se tienen registradas 54,150 hectáreas (HA) de agricultura protegida en México, de las cuales alrededor de 28 mil están destinadas a hortalizas; cerca de 20 mil a berries y el resto a floricultura.

Respecto a esta última, señala que se ha quedado “estancada”, pese al potencial de la floricultura en ambientes protegidos. “Siempre los horticultores holandeses, con quienes tenemos mucha relación, nos preguntan por qué no somos una potencia productora de flor”, apunta Díaz Belmonte.

Con base en el crecimiento sostenido de la agricultura protegida en el país, los indicadores apuntan hacia 1,500 ha nuevas cada año. Ejemplo de ello –explica– es que en el año 2000 había menos de 300 ha bajo agricultura protegida en el país, mientras que en el 2020 se superaron las 54 mil ha.

“El crecimiento ha sido vertiginoso; México es un caso de éxito a nivel mundial. Ocupamos el quinto o sexto lugar entre los países con mayor superficie de agricultura protegida, desplazando incluso a países tradicionalmente fuertes en esto, como España, aunque los tres primeros lugares en el mundo los mantienen Singapur, Corea del Sur y China”, señala el presidente de la Amhpac.

Lee el artículo completo en la edición 28 de Agro Orgánico. Descarga la revista aquí: https://www.agroorganico.info

Previous Ocho municipios de Colima en cuarentena fitosanitaria por mosca del Mediterráneo
Next Cimmyt y Provivi se alían para promover tecnologías agrícolas sostenibles

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *