E Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de Naciones Unidas pidió incrementar el acceso de los pequeños agricultores rurales a las tecnologías para impulsar su producción y desarrollar sistemas de precios que reflejen el costo total y real de producción

Roma. – Invertir más en granjas rurales y en pequeñas y medianas empresas locales puede ayudar a crear sistemas alimentarios mundiales más inclusivos, justos y sostenibles, según un informe publicado este martes por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de la ONU, con sede en Roma.

En el informe, titulado “Transformar los sistemas alimentarios para la prosperidad rural”, se anima a los gobiernos a emprender acciones para mejorar estos sistemas alimentarios y apunta que “un enfoque en la propiedad y el empleo locales aumentará las oportunidades laborales, en particular para las mujeres y los jóvenes, al tiempo que brindará a los pequeños agricultores acceso a mercados nuevos y diversos”.

“La mayoría de las personas de las zonas rurales obtienen ingresos del trabajo en la agricultura a pequeña escala, que es una fuente vital de alimentos a nivel nacional y mundial”, se indica y se recuerda que “las granjas de hasta 2 hectáreas producen el 31 % de los alimentos del mundo en menos del 11 % de las tierras agrícolas”.

Tecnologías para los pequeños agricultores

El FIDA aconseja incrementar el acceso de los pequeños agricultores rurales a las tecnologías para impulsar su producción y desarrollar sistemas de precios que reflejen el costo total y real de producción, incluida la recompensa a los agricultores por los servicios de los ecosistemas, como el mantenimiento de suelos saludables y la regulación de plagas.

También defiende promover alimentos nutritivos accesibles y asequibles, a través de educación nutricional, el empoderamiento de las mujeres para que tomen decisiones sobre nutrición y las políticas gubernamentales sólidas que regulen y orienten las elecciones del mercado.

Los países pueden igualmente comprometerse a reequilibrar el comercio y la gobernanza mundiales para corregir los desequilibrios de poder, ya que la actual concentración “dentro de los sistemas alimentarios exige repensar las regulaciones y los acuerdos comerciales para que la población rural de los países en desarrollo pueda beneficiarse”.

El FIDA argumenta que la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios del 23 de septiembre puede ser una buena ocasión para que los países se comprometan a emprender acciones concretas que lleven a una verdadera transformación de los sistemas alimentarios globales.

Obesidad y hambre

“Vivimos en un mundo de grandes e injustas contradicciones. Hay 800 millones de personas que padecen hambre y, sin embargo, altas tasas de obesidad. Las dietas nutritivas son caras, pero muchos pequeños agricultores son pobres”, ha lamentado el vicepresidente adjunto del Departamento de Estrategia y Conocimientos del FIDA, Jyotsna Puri, en una nota.

El FIDA invierte en la población rural, combatiendo la pobreza y aumentando la seguridad alimentaria. Desde 1978, ha proporcionado 23.200 millones de dólares en subvenciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han llegado a más de 500 millones de personas.

Con información de: Efeagro

Previous Plantean la Sader y el IICA soluciones para renovar los sistemas producto
Next Alltech analizará las oportunidades de crecimiento en los agronegocios

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *