Actualmente en el costo de producción, el agricultor mexicano dedica 43% a fertilización y manejo fitosanitario, precisó Gerardo Noriega Altamirano, investigador de la universidad.

Estado de México. – Investigadores de la Universidad Autónoma de Chapingo, advirtieron que la crisis energética actual, pone en riesgo a la industria de fertilizantes, la producción de alimentos y la seguridad alimentaria.

Destacaron también, que la producción de fertilizantes químicos necesita energía, electricidad, gas y petróleo, cuyos precios han incrementado en los últimos meses, por lo que los costos de producción también lo han hecho.

“Actualmente en el costo de producción, el agricultor mexicano dedica 43% a fertilización y manejo fitosanitario”, precisó Gerardo Noriega Altamirano, investigador de la universidad.

Cabe mencionar que esta situación, es similar a la que aqueja a Europa y ha encendido las alarmas en la industria de fertilizantes, por la probable reacción en cadena, pues representa un impacto directo para el rendimiento de los productos.

“El alza o la falta de disposición de los fertilizantes puede agravar la situación en el sector alimentario, en el último año aumentaron en 80% precios en fertilizantes”, alertaron los investigadores de la institución educativa.

Es por ello que los especialistas proponen una estrategia de innovaciones biotecnológicas, que fundamenta el manejo de la fertilidad de los suelos para suministrar nutrientes a las plantas en cantidad suficiente, haciendo uso de recursos minerales, el reciclaje aeróbico de la materia orgánica, biofertilizantes y la biología del suelo.

Este modelo, ha mostrado efectividad y éxito en Michoacán, bajo las condiciones actuales de cambio climático y eficiencia energética del siglo XXI, el cual puede replicarse en otros estados del país, adaptándose a las condiciones particulares de cada región, pues hoy en día los problemas de productividad en el campo son generales para todo el territorio nacional.

Con información de: El Capitalino

Previous Innovación y cooperación: palanca para garantizar la alimentación mundial
Next Instituto cubano desarrolla plaguicida orgánico contra la mosca blanca

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *