La agricultura ecológica es el futuro


Todo parece indicar que la agricultura ecológica no será solamente una moda pasajera, sino que se convertirá en la nueva norma

La agricultura ecológica es el futuro
La agricultura ecológica es el futuro

Los productos ecológicos están de moda y su demanda sigue aumentando en todo el mundo. Sin embargo, la expresión “de moda” también evoca algo efímero y pasajero. Aun así, todo parece indicar que la agricultura ecológica no será solamente una moda pasajera, sino que se convertirá en la nueva norma.

Según Michaël Wilde, de Eosta, hay seis razones principales por las que la agricultura ecológica es el futuro:

1. Los milénicos compran muchos productos ecológicos

Diversos sondeos internacionales señalan que los milénicos –o millennials, las personas de entre 18 y 34 años– son los que más productos ecológicos consumen. Lo interesante de este grupo es que, por definición, no es el más adinerado, pero representa el futuro.

Pocos consumidores dan la espalda a los productos ecológicos, por lo que se espera que los milénicos continúen eligiéndolos y, a su vez, transmitan esas preferencias a sus hijos.

2. Cada vez hay más disponibilidad

Las cadenas de supermercados son las que muestran el mayor aumento en el sector ecológico, al que han recibido con los brazos abiertos. Han ampliado su gama de productos para que más consumidores conozcan las alternativas ecológicas, y este aumento de la disponibilidad implica un mayor consumo, lo que es un gran incentivo para ampliar su gama todavía más.

3. Más vale prevenir que curar

Tanto en Países Bajos como en el extranjero, cada vez predomina más la idea de que es mejor y más barato invertir en salud que enfermar y tener que curarse. Preveo que, dentro de 20 años, la gente se preguntará cómo podíamos tener en 2016 una sanidad que apenas prestaba atención a la alimentación y un sector alimentario que no se preocupaba por la salud.

Cada vez más personas toman sus propias decisiones y cuidan de su salud de forma proactiva. Hacen más ejercicio, buscan un equilibrio entre el trabajo y el descanso y consumen alimentos saludables, preferiblemente ecológicos.

4. El clima político está a favor

Los políticos también comienzan a preocuparse por la agricultura ecológica, no solamente porque se ajuste a sus políticas de sostenibilidad, sino también porque se dan cuenta de que los productores ecológicos son beneficiosos para el suelo, la biodiversidad y las aguas subterráneas.

Un estudio exhaustivo ha demostrado que las aguas subterráneas de Francia están contaminadas de pesticidas y fertilizantes artificiales, lo que costará al Gobierno unos 522.000 millones de euros, por lo que es lógico que los expertos en economía quieran reducir el uso de estos productos en el futuro. Suecia va un paso por delante y ha aumentado un 20% los impuestos de los fertilizantes, que se utilizarán para continuar desarrollando la agricultura sostenible en el país.

5. A nadie le gustan los pesticidas, y menos a los productores

En los ocho años que llevo trabajando en Eosta, he hablado con muchos productores convencionales y nunca he conocido a nadie a quien le guste fumigar. Les preocupa el impacto de los pesticidas en el medioambiente, el agua y, sobre todo, en su propia salud.

Cuando el director ejecutivo de Eosta, Volkert Engelsman, apareció en una entrevista en FD, los agricultores convencionales nos inundaron de comentarios positivos, y reconocían que la presión de los precios de los supermercados les obligaba a usar productos químicos contra su voluntad para poder llegar a fin de mes. Los agricultores jóvenes buscan una alternativa sostenible, viable y realista.

6. Al borde del desastre

Con la excepción de algunos republicanos de EE. UU., todo el mundo se da cuenta de que todavía queda mucho por hacer para garantizar que nuestro hermoso planeta continúe siendo habitable para nuestros hijos y nietos.

Las organizaciones sociales, los gobiernos, las empresas, ustedes y yo; todos sabemos que las cosas tienen que cambiar, y, por suerte, esas palabras están empezando a ir acompañadas de hechos. El futuro del planeta está en juego y, aunque la agricultura ecológica no sea perfecta, es el mejor método de producción de alimentos que tenemos actualmente.

Con información de Eosta

 

Previous En pobreza alimentaria, uno de cada cuatro mexicanos
Next Supermercado en Bélgica venderá verduras plantadas en su azotea

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *