La demanda de productos alternativos al uso de agroquímicos, que sean más amigables con el medio ambiente, representa una oportunidad tanto para empresas desarrolladoras de biotecnología agrícola como para productores que buscan llegar a más (y mejores) mercados.

Por Astrid Rivera*

México. – Extractos naturales, derivados de microorganismos, microalgas, feromonas de confusión sexual, son algunas de las biotecnologías que la industria está desarrollando para mejorar los productos agrícolas y combatir a las plagas que los afectan.

En entrevista con Agro Orgánico, representantes de empresas dedicadas a la producción de innovaciones aplicadas a la agricultura, explicaron que la demanda del mercado por productos que reduzcan los residuos químicos y sean más amigables con el medio ambiente representa una oportunidad de crecimiento para este tipo de tecnologías.

Juan Genaro Osuna Sánchez, gerente comercial de Bioamin, previó que para los próximos años se incrementen las biotecnologías aplicadas al agro, puesto que cada vez más agricultores están volteando su mirada a este tipo de productos.

En ese sentido, consideró que en el corto plazo los fertilizantes, plaguicidas y otros insumos para el campo derivados de extractos naturales, así como de microorganismos aumentarán su presencia en el mercado; no obstante, señaló que en el futuro la aplicación de nanopartículas representará una alternativa a todas las soluciones que actualmente se conocen.

“A largo plazo vienen todo este tipo de productos que tienen nanotecnologías, poco a poco habrá más productos así. El ingrediente activo está basado en nanoparticulas, éstas miden nanómetros, son tecnologías innovadoras porque compiten con los productos que ya existen y también son una alternativa”, indicó.

Osuna Sánchez explicó que la investigación de cepas y microorganismos ocupa también un lugar importante en la industria, puesto que se estudian las propiedades genéticas para obtener productos que aporten a los cultivos mejores propiedades que alarguen su vida de anaquel.

“Hemos estado viendo sus propiedades genéticas, metiéndonos más en el área de los microrganismos de la biología molecular, analizando qué aspectos genéticos nos puedan dar no sólo mejores resultados en cuanto a funcionamiento, sino mejores propiedades de formulación, mayor vida de anaquel. Pero también, desarrollar productos que sean fáciles de aplicar”, dijo.

Por su parte, Guillermo Cadena Ávila, director general de Promotora Técnica Industrial (PTI) Grupo Ultraquimia, comentó que la con la pandemia de COVID-19 aumentó la conciencia por una alimentación más sana y el respeto al medio ambiente, por lo que el uso de las biotecnologías “se ha incrementado vertiginosamente”.

Destacó que derivado de la tendencia mundial por reducir la carga química de los plaguicidas convencionales, se han desarrollado productos híbridos, los cuales son mezclas de agroquímicos y biorgánicos, o también el uso alternado de los mismos. “Se ha visto que tienen un efecto sinérgico que permite un control muy eficiente de las plagas y enfermedades, así como un aumento de la productividad”, expresó.

En materia de biofertilizantes, detalló que se desarrolló una tecnología denominada sinergía coloidal funcional, la cual consiste en “potencializar al nutriente proporcionándole una mayor eficacia en su absorción y distribución, facilitando su llegada a los puntos de más demanda, como son: hojas, flores y frutos”.

Lee el artículo completo en la edición 26 de Agro Orgánico: http://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2021/04/26_Agro_Organico.pdf

Previous El envasado de alimentos avanza hacia la sostenibilidad
Next Algas marinas potencian los cultivos con la riqueza del mar

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *