Estados Unidos compra la mayor parte del mango que se exporta

Ciudad de México. – No se tiene certeza de dónde es originario el delicioso mango, fruta que casi nadie puede rechazar y es agradable para el paladar de la mayoría. Se cree que puede ser de la India o Indonesia, pero también puede ser de otros lugares como México. Lo sorprendente es que esto no tiene que ver con el hombre, o no del todo.

Muchas veces, las aves (al ser migrantes), transportan las semillas y estas quedan en la tierra y logran germinar. Con ello se puede tener un endemismo en diferentes lugares y por este motivo, es endémico de muchos sitios.

Los estados con mayor producción de mango son Sinaloa (397 mil 780 toneladas); Guerrero (390 mil 751 toneladas); Nayarit (322 mil 155 toneladas) y Chiapas (268 mil 374 toneladas), estos generan dos tercios del total producido nacionalmente, según la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

México tiene condiciones idóneas para el cultivo de la fruta, pues es necesario un clima tropical que alterne entre lluvias y sequía; con duración mínima de un mes para que se pueda inducir la floración de la planta. Para ello, se requiere un suelo arenoso, arcilloso o limonoso; que otorgue a la planta una rápida penetración y anclaje de raíces.

Además, nuestro país es el 6° productor mundial de mangos a pesar de que no sea oficialmente mexicano. Incluso, en el año 2019 logró un máximo de exportaciones totalizando 450 mil 524 toneladas. Con 38 países que compran la fruta y Estados Unidos compró 326 mil 663 toneladas; lo que convierte al país vecino en nuestro principal comprador.

Esta versátil fruta es sumamente nutritiva y apreciada en todo el mundo. Es considerada fruta exótica, pero se ha popularizado bastante. Cuenta con un alto contenido de fibra y tiene vitamina A, E y C; además de tener ácido fólico, hierro, calcio y zinc. También es una fuente de azúcares en el organismo, por lo que es un alimento que da mucha energía.

En México lo consumimos en diversas maneras: fresco y con chile, limón y chamoy (en CDMX suele venderse así), así como en las playas del país. También es sumamente apreciado en la industria alimenticia y se hacen conservas, salsas, helados, etc.

Con información de: Agencias

Previous ¿Están ‘de moda’ los alimentos orgánicos?
Next Dependencias y autoridades impulsan cultivos libres de glifosato

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *