Mujeres productoras de Yucatán apuestan por los orgánicos


Desde hace meses un grupo de mujeres de la comisaría de San Sebastián Yaxché le apuesta a la agricultura orgánica

Mujeres productoras de Yucatán apuestan por los orgánicos
Mujeres productoras de Yucatán apuestan por los orgánicos

Peto, Yuc. (México). – Desde hace meses un grupo de mujeres de la comisaría de San Sebastián Yaxché le apuesta a la agricultura orgánica. Dejaron de usar agroquímicos luego de que recibieron pláticas y conocieron los riesgos que implica el uso éstos.

El grupo —conocido como “La esperanza de San Sebastián”— está integrado por 16 mujeres que dos veces al día acuden al huerto donde sembraron pepino, calabaza, melón, sandía, frijol y maíz.

El único fertilizante que usan es el bocashi, que elabora con componentes naturales que encuentran en el monte y algunos productos que compraron en la tienda, pero que son libres de todo tipo de químicos, informa Ana Lilia Chi Baeza, presidenta de la agrupación.

La mujer añade que tienen suficiente fertilizante hasta para vender.

—Dentro del huerto también tenemos varias plantas que sirven como barreras naturales para controlar las plagas, de esa manera los cultivos permanecen a salvo —indica Ana Lilia Chi.

—Sin embargo, si fuera necesario aplicar algo más, igual producimos un líquido especial que preparamos de forma natural y sirve para controlar plagas y combatir enfermedades.

La líder de “La esperanza de San Sebastián” dice que empezaron a trabajar como grupo en marzo pasado, pues “queríamos trabajar la tierra orgánicamente”.

—No sólo cuidamos la tierra, sino que los productos nos ayudan a sacar adelante a nuestras familias, porque cultivamos para nuestro consumo y lo que queda lo podemos vender.

—Poco a poco hemos mejorado y aumentando la cantidad de cultivos, así que estamos seguras de que nos irá bien; una ventaja es que contamos con un sistema de riego y así podemos regar cada vez que se requiera —detalla la campesina.

Ana Lilia Chi indica que todas las socias trabajan en el huerto de 7 a 11:30 de la mañana y luego regresan de 5 a 7 de la tarde.

—Más adelante queremos trabajar chile habanero y cítricos, pues ahora sólo abarcamos una hectárea para sembrar varios cultivos —indica la mujer, quien agrega que aprovecharán el sistema de riego para diversificar sus cultivos y no depender de los que ya tienen.

Finalmente Ana Lilia Chi señala que ya tienen claro que el uso de agroquímicos “es un peligro”.

—Muchas enfermedades que se dan actualmente son atribuidas al excesivo uso de los agroquímicos, por ello trabajamos orgánicamente.

—Nuestros esposos también dejarán de usar los agroquímicos en sus milpas, pues ya conocen las consecuencias de aplicar esos productos, que no sólo dañan al medio ambiente, sino también nuestra salud —concluye la mujer.

Con información de El Diario de Yucatán

Previous Consejo agroecológico en Michoacán certificará a productores orgánicos
Next Crea científico del IPN casa sustentable

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *