Nochebuena, al rescate de un patrimonio botánico


La nochebuena es una planta de origen mexicano cuya historia, domesticación y diversidad genética se han estudiado poco

Nochebuena, al rescate de un patrimonio botánico
Nochebuena, al rescate de un patrimonio botánico

Ciudad de México. – Como cada año, a inicios de diciembre, la familia Herrera acude al mercado Madre Selva, ubicado en la delegación Xochimilco, para abastecerse de una peculiar planta de intensas hojas rojas que anuncian la llegada de la época navideña.

Para ellos no hay Navidad sin esta planta en casa. Con confianza declaran que podrían pasar un año sin poner árbol, pero nunca sin una maceta de nochebuena, porque esa planta, aseguran, representa la tradición de su país. Sin embargo, poco se imaginan que sus plantas, y la mayoría de las que se encuentran disponibles en el mercado en esta época, fueron genéticamente modificadas por empresas extranjeras, pese a su origen mexicano.

Esta es la historia de una planta mexicana que es amada en todo el mundo por ser el símbolo de la Navidad y amistad en algunos países, pero cuya historia, domesticación y diversidad genética se han estudiado poco.

Su nombre científico es Euphorbia pulcherrima, pero en los países de habla hispana es conocida como nochebuena, una de las plantas cultivadas y comercializadas con propósitos decorativos (ornato) que, de forma silvestre, crecen en los bosques tropicales de las costas del Pacífico, desde Sinaloa, en México, hasta Guatemala. También en el norte de Guerrero y Morelos.

Además es una de las plantas de ornato de mayor importancia económica en el mundo. Sus ventas anuales superan los 100 millones de dólares en los Estados Unidos, debido a que es el símbolo floral de la Navidad.

En México la actividad económica vinculada con esta especie produjo más de tres mil empleos directos y condujo a la venta de 30 millones de plantas, equivalente a más de 23 millones de dólares, cuya producción se concentra en los estados de Morelos, Michoacán, Ciudad de México, Puebla, Jalisco, Estado de México y Oaxaca, que producen alrededor de 30 variedades.

Además, la nochebuena, que es la planta ornamental de interior de mayor demanda en el invierno, es considerada la flor de la amistad en algunos países, como España.

Morelos, un paraíso de nochebuenas
En México, Morelos es el estado con la mayor producción de nochebuenas, generando 41.1 por ciento de la producción nacional total, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), debido a que es favorecida por la condición geográfica, física y climática, con disponibilidad de recursos naturales.

La horticultura ornamental en el estado representa una de las actividades productivas de mayor importancia económica y su cultivo tiene una destacada contribución en el ingreso familiar. Los cultivos de mayor volumen son nochebuena y crisantemo.

“En México se vende nochebuena de dos tipos, una que le dicen de sol y otra conocida como de sombra. La de sol es considerada el ancestro de la mejorada. Su tallo crece bastante, hasta seis metros y se utiliza en jardines, principalmente. La otra nochebuena se la llevaron a Estados Unidos y comenzaron a hacer experimentos con ellas para que pudiera convertirse en una planta de interior”, dijo en entrevista Iran Alia-Tejacal, profesor investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

Una de las especies que más se produce en el estado es la nochebuena de sol (Euphorbia pulcherrima Willd. Ex Klotzsch). A principios de los años 60, la planta de nochebuena de sol que más se cultivaba en México era ‘Valenciana’, apropiada para jardines. Sin embargo, en esos años comenzaron a introducirse cultivares mejorados, cultivados en contenedor y en condiciones de invernadero para decoración de interiores, principalmente.

Actualmente se reconocen cinco variedades de nochebuena de sol registradas en el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS): ‘Valenciana’, ‘Juan Pablo’, ‘Rehilete, ‘Belén’ y ‘Amanecer navideño’.

Son variedades de dominio público y son resultado de la selección, reproducción y modificaciones de las nochebuenas criollas realizado por algunos viveristas de Tetela del Monte, Tepoztlán, Oaxtepec, Jiutepec y Ahuatepec, en el estado de Morelos.

Con información de Agencia

Previous Buscan desarrollar envases con residuos de café
Next Genera Expo México Alimentaria 2017 ingresos por 19 mil millones de pesos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *