Alta importación de insumos, una de las causas de la actual escalada de precios en México

Por Guadalupe Lugo García*

Ciudad de México. – Disminuir la inflación que hoy aqueja a México y al mundo, no depende propiamente de la voluntad de un gobierno, sino de los dueños del capital y de los productos, es decir, de los intermediarios que dan prioridad al costo de la ganancia, esa es una ley del capitalismo que no cambiará de la noche a la mañana, afirmó Arturo Ortiz Wadgymar, académico del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc).

Más que plantar árboles, apuntó, es necesario sembrar maíz, frijol, arroz y otros alimentos de primera necesidad que el país hoy importa, pues la producción de granos básicos es tan importante como la del petróleo y la energía eléctrica. Se requiere darle al campo su papel prioritario.

Al participar en la mesa redonda “Informe del Banco de México 2022. El reto de la inflación”, coordinada por Gerardo Minto Rivera, especialista del IIEc, señaló que la crisis económica y la inflación que hoy se viven en el mundo, como consecuencia de la pandemia por coronavirus, pero también por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania generaron una escalada en los precios de diversas materias primas como petróleo y gas; pero también en granos básicos como trigo y maíz, además de insumos agrícolas como los fertilizantes.

Detalló que el proceso de inflación se debe, principalmente, a que la nación depende en alto grado de las importaciones de insumos, gracias al libre comercio que aplicaron los gobiernos mexicanos anteriores basados en la teoría Ricardiana, es decir, “para qué hacer en el país lo que se puede conseguir más barato en el exterior”. Hoy estamos pagando esa afirmación que muchos defienden, incluso hay quienes consideran que para poder seguir importando es necesario solicitar un préstamo al exterior.

Indicó que existen estimaciones de que la inflación podría rebasar el 10 por ciento, con un crecimiento del PIB inferior al dos por ciento, lo cual significaría que estamos dentro de lo razonable, incluso podría ser de hasta 1.5 por ciento. Sin embargo, el verdadero problema para la economía mexicana en este 2022 será su lucha contra una oposición capaz de fabricar una crisis para que le vaya mal al país y al gobierno. “Ellos no se tientan el corazón, no les importa, en un momento dado, fabricar o atizar una crisis interna”.

Puntualizó que la lucha por el poder que podría desatarse hacia el final del año, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el problema con los amparos contra las obras que realiza el gobierno serán factores que podrían obstaculizar el crecimiento del PIB en México. “Será una lucha contra múltiples factores externos e internos, aunque las proyecciones no pueden ser definitivas habrá que esperar para ver cómo se comporta el PIB y todas las variables económicas de aquí a diciembre”.

Ortiz Wadgymar también consideró que las medidas del gobierno para contener la inflación podrían atenuarla un poco; sin embargo, es un proceso que no depende de los productores o de los gobernantes. Por ejemplo, quienes cotizan en las bolsas agrícolas de Chicago o Nueva York no se guían por cuestiones humanitarias, sino por las ganancias que puedan obtener de esta guerra controlada entre Ucrania y Rusia. El que se haya prolongado este conflicto es porque está resultando un negocio para muchos que deja grandes ganancias como ocurrió con la pandemia.

Lee y descarga sin costo el artículo completo en la más reciente edición de Agro Orgánico: https://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2022/06/33_Agro_Organico.pdf

Previous El crecimiento de los mercados impulsa la certificación orgánica
Next Autoridades promueven crianza de búfalo por nutritivo y sostenible

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *