La mayoría de productores bolivianos apuesta ahora por el modelo orgánico

Bolivia. – La quinua real sólo crece en la región intersalar boliviana, a más de 4.000 metros de altitud. Las tierras extremadamente áridas provocan que sea el único cultivo de explotación viable. 

El mercado internacional se inundó con quinua de otros países tras la declaración del Año Internacional de la Quinua en 2013 por la ONU. La mayoría de productores bolivianos apuesta ahora por el modelo orgánico.

En 2014, Bolivia exportó 30 mil toneladas de quinua por valor de 200 millones de dólares. En 2018, 33 mil por 81 millones. 

El país andino lideraba la exportación de este grano milenario hasta 2013, cuando Naciones Unidas declaró el Año Internacional de la Quinua. Ello disparó la producción de quinua procedente de otros países e inundó la oferta en el mercado internacional. 

La enorme oferta ha hecho que el precio de venta también baje. Bolivia y sus productores apuestan ahora por una producción orgánica de la quinua real, una variedad sólo existente de la zona intersalar boliviana. El país persigue además un sello de denominación de origen para diferenciarse. 

Además de la exportación a granel, la quinua muestra alternativas económicas como la cocina. La preparación del grano y otros productos tradicionales se está convirtiendo en una sorprendente ventana de negocio, impensable hace tan sólo unos años. El sector de la quinua real boliviano busca el equilibrio entre un modelo económico exitoso y la sostenibilidad medioambiental.

Mira el video de esta iniciativa aquí: https://p.dw.com/p/3W0PB

Con información de Deutsche Welle

Previous La agricultura de conservación genera más rentabilidad y recuperación de suelos
Next Agricultura orgánica puede reducir los riesgos de la desertificación

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *