Agricultores del ejido El Bule prueban esta técnica en cultivo de maíz

Los Mochis, Sin. (México). – Productores de maíz de la zona norte de Sinaloa, que utilizan la técnica de la mínima labranza en sus predios agrícolas registran ahorros de entre 15 y 20 por ciento en los costos de producción.

Con una experiencia de cinco años en el manejo de esta tecnología agrícola, el productor Luis Charvel López, ingeniero agrónomo de profesión, asegura que la técnica es fácil de implementarse y la pueden llevar a acabo los productores sin ningún problema.

Explicó que el beneficio inmediato que se obtiene es el de disminuir los costos del cultivo del maíz, ya que las plantas comienzan a aprovechar los rastrojos de la cosecha anterior para alimentarse, lo que lleva a usar menos fertilizantes químicos y realizar menos pasos de maquinaria para sacar adelante los cultivos, ya que se aprovechan la mayor parte de los trabajos efectuados en el ciclo anterior.

Al hacer esto también obtienes ahorros porque utilizas menos combustible, al tiempo que dejas de realizar maniobras en el campo que solo te provocan que se endurezca más el terreno en detrimento futuro de la producción.

Señaló que él establece sus cultivos en las inmediaciones del ejido El Bule, de donde es ejidatario, donde durante varios años consecutivos ha implementado la labranza mínima en la producción de maíz y sorgo en el ciclo de primavera-verano.

Dio a conocer que en estos momentos tiene una siembra de maíz con esta técnica que viene de dedicarse a la producción de elote durante el ciclo de otoño-invierno, la cual presenta un excelente desarrollo vegetativo.

Beneficios

Charvel López dijo estar sumamente convencido de los beneficios que le permite lograr al emplear esta técnica de producción, ya que aparte de la disminución de los costos de producción, se va mejorando paulatinamente el nivel de contenido orgánico, por lo que a la par se va mejorando la calidad del terreno y esto es muy importante.

Paralelamente a esta técnica es muy importante que el productor vaya incursionando en el uso de los fertilizantes orgánicos, ya que están comprobados plenamente sus beneficios en el campo, además que  permiten poco a poco mejorar la estructura del terreno lo que a la larga será beneficio para la agricultura porque en lugar de estar demeritando su calidad, como va ocurriendo con los sistemas tradicionales de producción, vas recuperando la tierra y esto a la larga es muy positivo.

Con información de: Debate

Previous Mallas de sombreo aumentan antioxidantes en tomate ecológico
Next Pandemia por covid-19 podría aumentar la malnutrición

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *