Estos productos son una alternativa natural al fertilizante tradicional, que aporta los nutrientes que el cultivo necesita y mejora la cosecha sin perjudicar al medio ambiente

La necesidad de contribuir al desarrollo sustentable para cuidar el medio ambiente ha llevado a la adopción de tratamientos ecológicos que reemplazan las tradicionales técnicas agrícolas. Para el cultivo de la tierra es cada vez más común utilizar un biofertilizante, es decir, un abono preparado a partir de sustancias orgánicas.

Este producto es una alternativa natural al fertilizante tradicional, que aporta los nutrientes que el cultivo necesita y mejora la cosecha sin perjudicar al medio ambiente.

¿Qué es un biofertilizante?

Los biofertilizantes son fertilizantes orgánicos elaborados a partir de desechos vegetales, hongos, bacterias y microorganismos que le aportan a las plantas y los cultivos los nutrientes necesarios para su desarrollo. Además, sus nutrientes tienen la capacidad de mejorar las condiciones del suelo, contribuyendo a alcanzar un entorno óptimo para el crecimiento de los cultivos. Estos productos son los más adecuados para realizar una agricultura sustentable ya que, al tratarse de fertilizantes que solo utilizan sustancias orgánicas, no perjudican al medioambiente.

Usos del biofertilizante en la agricultura

Plantas

El biofertilizante es un producto bioestimulante. Esto quiere decir que, al aplicarlo en los cultivos, tiene la capacidad de estimular el desarrollo y los procesos biológicos de las plantas, mejorando la absorción de nutrientes. Los microorganismos que se encuentran en el biofertilizante se fijan a la raíz de la planta y transforman el nitrógeno que se encuentra en la atmósfera en un compuesto orgánico. Estos microorganismos conducen, además, otros nutrientes, como el fósforo y el zinc.

Las sustancias que se producen a partir de la absorción de nutrientes estimulan el crecimiento y mejoran el sistema inmune de los vegetales. Asimismo, el biofertilizante ocupa el espacio que podrían aprovechar los microorganismos infecciosos para atacar a las plantas, contribuyendo a su protección.

Suelo

Los efectos positivos del fertilizante orgánico en las plantas también pueden aprovecharse en el suelo. El biofertilizante estimula el desarrollo de microorganismos beneficiosos que contribuyen a mantener la biodiversidad del entorno. Por otro lado, el contacto de los microorganismos del producto con los que ya se encuentran en el suelo produce una relación positiva que aumenta la fertilidad del entorno y, por lo tanto, promueve el desarrollo de las plantas. Al promover el crecimiento de las raíces vegetales, el biofertilizante ayuda a mantener la estructura del suelo, previniendo la erosión.

Tipos de productos

En la actualidad, existen muchos tipos distintos de fertilizantes orgánicos y su clasificación se basa en el tipo de microorganismos que se encuentran en ellos. Así, es posible distinguir entre los tipos de bacterias que componen el biofertilizante para determinar cuál será su función:

Rhizobium: Estas bacterias son una de las más eficientes para realizar biofertilización porque fijan a la raíz una cantidad considerable de nitrógeno proveniente de la atmósfera.

Pantoea: Estas bacterias se distinguen por su capacidad de transportar el hierro y el fósforo que la planta no puede asimilar por sí sola debido a las condiciones del suelo.

Bacillus: Estas bacterias estimulan el sistema inmune de las plantas protegiéndolas de los patógenos.

Además, existe un tipo de fertilizante orgánico fermentado que, por su gran contenido de nutrientes, promueven el desarrollo de la planta. Estos fertilizantes son los que provienen del compostaje. La elección de uno u otro dependerá de las necesidades específicas del cultivo y su entorno.

Con información de: Noticias de la ciencia

Previous Fertilizante elaborado a base de insectos incrementa en 200% la producción
Next Denuncian explotación de ganaderos lecheros por parte de comercializadoras

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *