La “dieta de salud planetaria” se basa en reducir a la mitad el consumo de carnes rojas y azúcar y aumentar la ingesta de frutas, verduras y nueces

Un equipo internacional de científicos ha desarrollado una dieta que asegura que puede mejorar la salud y garantizar la producción sostenible de alimentos para reducir el daño al planeta.

La “dieta de salud planetaria” se basa en reducir a la mitad el consumo de carnes rojas y azúcar y aumentar la ingesta de frutas, verduras y nueces.

Y puede prevenir hasta 11,6 millones de muertes prematuras sin dañar el planeta, dice el informe publicado este miércoles en la revista médica The Lancet.

Los autores advierten que se necesita un cambio global en la dieta y la producción de alimentos, ya que 3.000 millones de personas en todo el mundo están desnutridas, y la producción de alimentos está sobrepasando los objetivos ambientales, impulsando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y contaminación.

Se prevé que la población mundial alcance los 10.000 millones de personas en 2050; ese crecimiento, más nuestros hábitos actuales de alimentación y producción de alimentos, “aumentarán los riesgos para las personas y el planeta”, según los autores.

El informe sugiere cinco estrategias para garantizar que las personas puedan cambiar sus dietas y no dañen al planeta al hacerlo: incentivar a comer de manera más saludable, cambiar la producción mundial hacia cultivos variados, intensificar la agricultura de manera sostenible, imponer políticas más estrictas sobre los océanos y las tierras y reducir desechos alimentarios.

La ‘dieta de salud planetaria’

Para permitir una población global saludable, el equipo de científicos creó una dieta de referencia global, que llaman la “dieta de salud planetaria”, que es un plan de alimentación diario ideal para personas mayores de dos años, que creen que ayudará a reducir las enfermedades crónicas, como enfermedades coronarias, ictus y la diabetes, así como la degradación ambiental.

La dieta desglosa la ingesta diaria óptima de granos enteros, vegetales con almidón, frutas, lácteos, proteínas, grasas y azúcares, lo que representa una ingesta diaria total de 2.500 calorías.

Reconocen la dificultad de la tarea, que requerirá “sustanciales” cambios en la dieta a nivel global, y que el consumo de alimentos como la carne roja y el azúcar disminuya en más del 50%. A su vez, el consumo de nueces, frutas, verduras y legumbres debe aumentar más de dos veces, señala el informe.

La dieta aconseja que las personas consuman 2.500 calorías por día, que es un poco más de lo que las personas comen hoy, dijo el doctor Walter Willett, autor principal del artículo y profesor de Epidemiología y Nutrición en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard. 

Las personas deben comer una “variedad de alimentos de origen vegetal, bajas cantidades de alimentos de origen animal, grasas insaturadas en lugar de grasas saturadas, y pocos granos refinados, alimentos altamente procesados y azúcares agregados”, dijo.

Las diferencias regionales también son importantes a tener en cuenta. Por ejemplo, los países de América del Norte consumen casi 6,5 veces la cantidad recomendada de carne roja, mientras que los países en el sur de Asia comen 1,5 veces la cantidad requerida de vegetales con almidón.

Si se adoptara la nueva dieta a nivel mundial, se podrían evitar entre 10,9 y 11,6 millones de muertes prematuras cada año, lo que equivale a un 19% a un 23,6% de las muertes de adultos. De acuerdo con uno de los modelos del informe, la reducción de sodio y el aumento de granos enteros, nueces, verduras y frutas fueron los que más contribuyeron a la prevención de muertes.

Algunos científicos se muestran escépticos sobre si se puede lograr que la población mundial adopte esta dieta.

La dieta recomendada “es bastante impactante”, en términos de qué tan factible es y cómo se debe implementar, dijo Alan Dangour, profesor de alimentos y nutrición para la salud mundial en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Lo que “inmediatamente hace que la implementación sea bastante difícil” es el hecho de que los departamentos intergubernamentales deben trabajar juntos, dijo. Dangour no estuvo involucrado en el informe.

En el nivel actual de producción de alimentos, la dieta de referencia no es alcanzable, dijo Modi Mwatsama, científica sénior (sistemas alimentarios, nutrición y salud) en The Wellcome Trust. Algunos países no pueden cultivar suficientes alimentos porque podrían carecer, por ejemplo, de cultivos resistentes, mientras que en otros países, los alimentos poco saludables se promueven en gran medida, dijo.

Con información de CNN

Previous Cambio climático: amenaza para el cultivo de café
Next Gobierno federal crea organismo de seguridad alimentaria

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *