Esta división de la compañía holandesa Enza Zaden ha destacado por su liderazgo global en la producción de semillas orgánicas de la más alta calidad

Por Isabel Rodríguez*

Irapuato, Gto. (México). – En 2019 Vitalis Organic Seeds celebró 25 años de ofrecer a productores agrícolas en México insumos que marcan la diferencia por su diversidad, calidad y garantía de resultados en campo.

Esta división de la compañía holandesa Enza Zaden ha destacado por su liderazgo global en la producción de semillas orgánicas de la más alta calidad, adecuadas a las necesidades y demanda de los productores orgánicos en diferentes países.

En México, Vitalis cuenta con una oferta de semilla para más de 50 cultivos, principalmente hortalizas y cucurbitáceas, aunque su oferta incluye también finas hierbas. Las semillas cumplen con los requerimientos de certificación orgánica de diferentes organismos en cada país y región donde están presentes, además de ser adecuadas para su uso en todo tipo de cultivos: desde campo abierto hasta agricultura protegida de todas las gamas.

La empresa, fundada en 1994 en los Países Bajos por un especialista en genética, se ha enfocado desde su origen en desarrollar y mejorar soluciones sostenibles para los sistemas de producción orgánica, que naturalmente cuentan con menos herramientas para protegerse de plagas y enfermedades, apunta la Gerente de Vitalis Norteamérica, Erica Renaud.

En entrevista para Agro Orgánico, Renaud menciona que las semillas de Vitalis buscan cumplir tanto con las necesidades agroclimáticas como del mercado, que en el caso del sector orgánico exige a los productores el uso de insumos orgánicos certificados.

“La empresa adaptó las soluciones genéticas aplicadas en Europa al mercado norteamericano primero y luego en México a las necesidades de los productores con los cultivos locales. Aquí nos hemos enfocado en tomate, pimiento, calabaza, cebolla, espinaca, sandía y melón”, explica.

Al respecto, el Representante de Ventas para la zona centro y sur de México, Alejandro Quezada, agrega que la empresa ha orientado sus esfuerzos en ofrecer las variedades más aptas para los productores, con base en las condiciones ambientales en las que cultivan. El resultado –señala– se evalúa con mayores producciones y frutos de mejor calidad.

“Invertimos un gran porcentaje de nuestros ingresos en investigación y desarrollo porque la prioridad es entregar a los productores una semilla de la más alta calidad. Ofrecemos un amplio catálogo 100 por ciento orgánico, que nos diferencia como empresa por su variedad”, apunta Alejandro Quezada.

Al respecto, cabe recordar que la oferta de Vitalis para el mercado mexicano abarca más de 50 variedades de vegetales y hierbas orgánicas certificadas, que cumplen con los requerimientos de certificación orgánica de la USDA NOP (por sus siglas en inglés) y la Unión Europea. Sin embargo, la mayor demanda en el país se concentra en pepino, tomate y pimiento, cuyas variedades también están disponibles para diferentes condiciones climáticas, lo que garantiza a los productores la posibilidad de cultivar en cualquier época del año.

Vitalis destaca como uno de sus valores agregados el acompañamiento a los clientes, desde la compra de semilla hasta la colocación del producto en el mercado.

Los especialistas de la división orgánica de Enza Zaden apoyan a los productores con contactos y clientes potenciales para la comercialización, con el objetivo de que la inversión realmente se vea reflejada en beneficios para todos.

Respecto a la tendencia del mercado, Erica Renaud señala que la demanda creciente de productos orgánicos en el mercado norteamericano impulsa la producción, pero específicamente de productos diferenciados como hortalizas miniatura, que son snacks más saludables y con mejor sabor.

“El mercado orgánico se mantiene con un crecimiento de doble dígito durante los últimos 10 años. En Estados Unidos, el segmento orgánico ocupa el 10 por ciento de la oferta nacional de alimentos; por esta razón, nos enfocamos en innovación y desarrollo de productos diferenciados, que tengan la mejor calidad y sabor”, explica Renaud.

Además de adecuar su oferta a las tendencias y exigencias de los mercados, el desarrollo de cada variedad de Vitalis es controlado en los centros experimentales de Vitalis (Vitalis Research Stations) en Europa, California, Florida, EEUU y Culiacán, México. Cada variedad pasa por pruebas múltiples regionales para determinar su gusto, apariencia, rendimiento y adaptabilidad.

*Directora editorial de Agro Orgánico. editorial@agroorganico.com.mx

Previous Productores de berries en Colima buscan nuevos mercados
Next Cultivo en casa crece ante crisis por covid-19

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *