El insumo para el suelo se basa esencialmente en cáscara de naranja

Ciudad de México. – Con biotecnología elaborada a base de desechos orgánicos, esencialmente de cáscara de naranja, la científica Refugio Rodríguez Vázquez, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) mantiene un programa extraordinariamente exitoso de recuperación de suelos de las chinampas de Xochimilco, que sufren un grave proceso de salinidad y de contaminación por plaguicidas.

Este trabajo, iniciado desde hace tres años, actualmente tiene el interés del gobierno de la Ciudad de México y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para la ejecución de un proyecto integral e interdisciplinario donde participarán al menos siete universidades e instituciones de educación superior del país, en tareas no sólo de recuperación de suelo y agua, sino también en la implementación de diversos programas sociales.

Con información de La Jornada

Anterior El posicionamiento de un agroinsumo
Siguiente Productores de Sinaloa apuestan por producción orgánica

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *