Una de las principales ventajas de la utilización del humus de lombriz en los suelos reside en el hecho de que aporta gran cantidad de nutrientes

El humus de lombriz es uno de los abonos orgánicos más utilizados en la agricultura. De hecho, su utilización es igual de beneficiosa en pequeños jardines en casa,como en grandes producciones agrícolas destinadas a la venta de frutas y hortalizas, ya que el humus de lombriz actúa directamente en los suelos. Gracias a que puede encontrarse en bolsas de hasta 50 kilogramos, con empresas que se dedican a su producción. Utilizar humus de lombriz en tu jardín o en tu proyecto agrícola es mucho más fácil.

No cabe duda de que una de las principales ventajas de la utilización del humus de lombriz en los suelos, sea un jardín o un huerto para producción agrícola, reside en el hecho de que aporta gran cantidad de nutrientes.

El humus de lombriz se produce a partir de los excrementos de estos pequeños animales, en combinación con la descomposición de otros nutrientes y elementos ya presentes en la tierra utilizada para su producción. Así, el resultado es un abono totalmente orgánico y seguro, rico en nitrógeno, potasio y fósforo, pero donde los ácidos húmicos y la flora microbiana tienen un protagonismo exclusivo, lo que se traduce en un abono que ofrece mejores rendimientos en comparación con cualquier abono comercial -derivado de la industria química-, pudiendo abarcar mayor espacio de terreno y mayor cantidad de plantas con menor cantidad de abono orgánico, siendo esa una de sus más conocidas ventajas también.

Plantas más fuertes

Es de sobra conocido que el humus de lombriz estimula el desarrollo radicular de las plantas, o lo que es lo mismo, permite que tengan más y mejores raíces, lo que potencia el crecimiento y la vitalidad de las mismas.

Las plantas más fuertes resisten mejor las inclemencias climáticas y pueden absorber mayor cantidad de nutrientes, por lo que aseguran un aumento seguro de la producción, mayor belleza y vitalidad, y una consecuente mejora en la resistencia ante enfermedades o plagas que pueden afectar en cualquier momento a cualquier cultivo.

Terrenos más ricos

Por las características propias del humus de lombriz, los suelos donde se utiliza como abono orgánico cambian drásticamente su calidad, enriqueciendo sus virtudes y disminuyendo la aparición de enfermedades o carencias propias de su constitución.

Así, un suelo que sea previamente tratado con humus de lombriz conseguirá:

Mayor aireación: siendo un paso indispensable antes de la siembra y antes de cualquier procedimiento de fertilización. Por ende, el humus de lombriz es una causa y también una consecuencia, siendo un factor preponderante en la creación de suelos con mayor aireación y, con ello, menor aparición de plagas o carencias en el enriquecimiento.

Suelos más benévolos: el humus de lombriz tiene una capacidad de absorción de agua mucho más alta que la tierra misma, por lo que podrá mantener un terreno en óptimas condiciones, incluso cuando los climas sean adversos. También, por su docilidad, permite que las semillas puedan germinar y afianzarse más rápido, lo que reduce el tiempo de germinación y, sumado a la fuerza del desarrollo radicular, asegurará que la mayor parte de las semillas acaben siendo grandes arbustos que “den sus frutos”.

Ahorro

Hablar del humus de lombriz es hablar de ahorro, indudablemente. En primer lugar, porque suele ser un abono orgánico de producción más barata que un fertilizante convencional, sobre todo cuando dispones en casa del espacio para realizarlo desde cero.

Sin embargo, es algo que también atañe al hecho de comprar paquetes de humus de lombriz, siendo productos más baratos y fáciles de conseguir, por lo que el ahorro financiero está garantizado.

A pesar de lo anterior, y de lo importante que es ahorrar dinero, el ahorro de agua es quizás uno de los beneficios más reconocibles, y a menudo pasados por alto cuando se habla del humus de lombriz.

Y es que el humus, por retener mayor agua, por potenciar la cantidad de nutrientes en el suelo, y por mejorar el desarrollo de las raíces de todas las plantas, permite que las plantas necesiten menor cantidad de agua para absorber igual o mayor cantidad de nutrientes.

También, gracias a que el humus de lombriz mejora considerablemente la calidad de los suelos, esa agua no se pierde, sino que es absorbida de mejor manera, pudiendo incrementar la humedad natural y la producción de nutrientes del suelo, propiamente dicho, por lo que sus resultados también serán visibles tiempo después de la utilización de este abono orgánico.

Con información de: La República

Previous Realiza la Sader foros sobre lineamientos para producción orgánica
Next Joven mexicano crea sanitizante para combatir la COVID-19

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *