El aumento de precios en los insumos para producir no es el único desafío al que se enfrentan los agricultores, sino también a los factores climáticos que ocasionaron durante este año sequías intensas en distintas partes del país; la falta de apoyos para la tecnificación y el aseguramiento de las cosechas ante contingencias, retos que pintan un escenario complicado para los productores.

Por Astrid Rivera*

Ciudad de México. – La inflación ha provocado el incremento del precio de la canasta básica, lo cual impacta a toda la cadena productiva, en especial, a los productores cuyos costos han aumentado a tal grado que sus ganancias se han reducido y apenas alcanzan a cubrir los gastos de producción.

La guerra entre Rusia y Ucrania, las secuelas de la pandemia por COVID-19, entre otros factores económicos han influido en el aumento de los principales insumos para el campo y en el precio final al consumidor.

El aumento de precios no es el único desafío al que se enfrentan los productores del campo, sino también a los factores climáticos que ocasionaron durante este año sequías intensas en distintas partes del país. La falta de apoyos para la tecnificación y el aseguramiento de las cosechas ante contingencias se suman a los retos de este sector, los cuales pintan un escenario complicado para los productores.

En septiembre de 2022 la inflación se ubicó en 8.7%, mientras que el precio de la canasta básica al 14 de octubre fue de 1,118 pesos en la Ciudad de México lo que representa un aumento del 7.4% con respecto al mes pasado; mientras que para Monterrey el precio fue de 1,115 pesos con un incremento de 5.5% y en Guadalajara fue de 1,106 pesos, con un alza de 2.4%, según un análisis del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

El precio de la tortilla, uno de los alimentos básicos de los mexicanos alcanzó –al corte al 14 de octubre– un precio de 23.31 pesos el kilo en tortillerías, mientras que en marzo antes de la guerra entre Rusia y Ucrania su costo se ubicaba en 18 pesos por kilo, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados.

Rubén Montalvo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Producción de Masa y Tortillas, comentó en entrevista para Agro Orgánico que el aumento del precio de la tortilla en 2022 es el más elevado en los últimos 25 años; explicó que al inicio de la pandemia –en 2020– el costo de la tonelada de maíz era de 4,500; actualmente es de 11,000 pesos, un aumento de 150%.

Sumado al precio del maíz, está el incremento de los otros insumos, con lo que un kilo de tortilla cuesta 22.88 pesos.

El 3 de octubre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo con empresarios productores para ampliar el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), con el compromiso de mantener en 1,039 pesos 24 productos de la canasta básica hasta el 28 de febrero de 2023; el acuerdo incluye la entrega de una licencia única universal a las empresas participantes para agilizar trámites e incrementar la producción de rubros como maíz, pollo y cerdo, a fin de reducir el costo de la canasta básica en 8%.

Pese a que el Pacic también plantea apoyos para los productores, como bajos precios en fertilizantes, hay quienes advierten que la implementación de la licencia única podría generar una competencia desleal, ya que las empresas tendrían la posibilidad de importar insumos de otros países a precios mucho más baratos; además de los riesgos sanitarios que conllevaría esta “agilización de trámites” que se plantea.

Lee el artículo completo y descarga la revista totalmente gratis en: https://www.agroorganico.info/wp-content/uploads/2022/11/35_Agro_Organico.pdf

*Reportera especializada en el sector agropecuario, principalmente en temas enfocados al desarrollo de nuevas prácticas agrícolas que sean más sustentables con el medio ambiente y más equitativas con los pequeños productores. astrid.rivera15@gmail.com

Previous ¿Tu biocontrol en berries es convencional o innovador?
Next RUSTICA busca transformar residuos orgánicos en fertilizantes de alta calidad