En la actualidad existen 58 mil cabezas de ganado bufalino en el país, y tiene presencia en 29 de las 32 entidades

México. – La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) promueve la crianza de búfalo como alternativa a la demanda de carne y leche bovinas en México, ya que “su carne es más económica, accesible, fomenta prácticas sostenibles, y los insumos derivados de la especie presentan mayores propiedades nutricionales, respecto a las del ganado bovino”.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Criadores de Búfalo (AMEXBU), en la actualidad existen 58 mil cabezas de ganado bufalino en el país, y tiene presencia en 29 de las 32 entidades.

Alfonso de Vega, médico veterinario y productor ganadero de Puebla, detalló que la producción de búfalo es orgánica, pues el alimento se basa por completo en pasto natural y, para no devastar al entorno, se rota a los animales de forma periódica, lo cual contribuye a ejecutar prácticas más sostenibles.

La carne bufalina tiene menor tenor graso que la carne de bovino: 40 por ciento menos colesterol, 55 por ciento menos calorías, 11 por ciento más proteínas y 10 por ciento más minerales. Por ende, la crianza es más accesible, pues los animales no requieren de grandes cuidados, consumen pastos que no son aptos para los bovinos, y la especie se adapta a condiciones de clima y suelo adversos.

En relación con la producción de insumos y derivados, indicó que la leche de búfala presenta mayor valor energético y textura más espesa, que la de vaca. Con sólo 5 litros de leche se puede producir hasta un kilogramo de queso, a diferencia de la leche bovina, que requiere 10 litros para generar la misma cantidad de queso.

Por su parte, la Coordinación Nacional de Ganadería y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) indicaron que –con estrictos programas de sanidad e inocuidad– la Sader da certidumbre a la crianza de búfalo en México.

La dependencia federal destacó además la importancia de llevar el ganado bufalino a sacrificio en rastros tipo inspección federal (TIF) para darle trazabilidad y rastreabilidad.

Previous Para frenar la inflación, necesario sembrar más frijol, arroz, maíz y otros alimentos
Next Controlar un virus letal para el tomate, desde la semilla

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *