Las principales características de esta nueva raza de borregos, hecha en México, son físicas, como el pelaje para su adaptación a diferentes climas y sistemas de producción, rusticidad, hembras más prolíficas y mayor rendimiento de carne en canal, entre otras.

Por Redacción Agro Orgánico

México. – La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) entregó el registro oficial de certificación de la primera raza pura de ovino mexicano Pelifolk, que por sus características de adaptabilidad, calidad genética y presencia en Jalisco y 10 entidades federativas, impulsará el desarrollo de la ovinocultura nacional, apuntó la dependencia.

Las principales características de esta primera raza de borregos hecha en México son físicas, como su pelaje para su adaptación a diferentes climas y sistemas de producción, rusticidad, hembras más prolíficas y mayor rendimiento de carne en canal, entre otras, abundó la Sader en un comunicado.

Esta raza –que se obtiene tras once años de investigación en mejoramiento genético de productores de ovino del municipio de Zapotlanejo– pone a la ganadería ovina estatal y nacional en el reflector mundial, destacó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco, Adalberto Velazco Antillón.

Agregó que se trabaja en coordinación con las asociaciones ganaderas en un manual de buenas prácticas para certificar las granjas de todo el país, con el fin de que estén en condiciones de exportar ovinos Pelifolk.

Por su parte, el coordinador general de Ganadería, Arturo Macosay Córdova, explicó que para formar una raza se inicia con estudios de cruzamiento y el trabajo de varias generaciones de las especies –para concentrar sus valores de calidad genética– lo que propició la certificación de registro a nivel nacional y con lo cual se podrán iniciar los procesos para exportar esta genética, principalmente a países de Centro y Sudamérica.

En su oportunidad, el presidente de la Asociación Mexicana de Criadores de Ovinos Pelifolk de Registro, Giovanni Torres Nuño, comentó que la raza pura Pelifolk surgió en 1991 de la cruza de animales de las razas hembras Black Belly y Pelibuey, y con machos de la raza Suffolk.

Señaló que cuentan con 90 asociados en Jalisco, con cuatro mil 500 ejemplares Pelifolk, además de presencia en los estados de Tabasco, Veracruz, Nayarit, Zacatecas, Michoacán, Chiapas, Guanajuato, Baja California y Durango, con alrededor de mil 500 cabezas de registro.

De acuerdo con cifras oficiales, México se ubica en el lugar 35 en producción mundial de carne de ovino, con un hato de alrededor de nueve millones de cabezas de ganado, donde sobresalen como productores nacionales los estados de Hidalgo, Veracruz y Jalisco.

Previous Científicos ubican en Asia el origen de la abeja melífera occidental
Next Flores comestibles, un negocio con futuro impulsado por la restauración

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *