Con una misión virtual, empresas neerlandesas buscan acercar a productores hortofrutícolas de México su oferta de tecnología, servicios y productos para el sector

Isabel Rodríguez*

Ciudad de México. – Con base en la experiencia neerlandesa en el desarrollo e implementación de sistemas de producción alimentaria rentables y sostenibles, la embajada de los Países Bajos en México organizó la primera “Misión comercial virtual en el sector hortícola”, cuyo objetivo es conectar a empresas e instituciones de ambos países vinculadas con el sector hortofrutícola.

Del 3 al 5 de noviembre, los participantes en el evento virtual podrán conocer las tendencias del sector hortofrutícola en México, así como la oferta de tecnología, servicios y productos neerlandeses en este rubro para el mercado mexicano, particularmente en horticultura protegida y frutas tropicales, explicó el consejero agrícola de la embajada de los Países Bajos en México, Erik Plaisier.

En entrevista para Agro Orgánico, destacó que además de fortalecer la relación comercial entre empresas del sector, la misión tiene como objetivo que haya más intercambio de información y cooperación entre las instituciones y centros de investigación entre ambos países.

Al respecto, el embajador de los Países Bajos en México, Wilfred Mohr, comentó que la tendencia en su país es la transición a una “agricultura circular”, orientada a reducir costos de producción mediante el uso de recursos naturales y materias primas de una manera más eficiente.

Por esta razón–agregó– las empresas neerlandesas que participan en la misión virtual ofrecen servicios en tratamiento, gestión y reutilización de agua; importación y distribución de frutas tropicales; horticultura protegida y agrologística, para reducir la pérdida de alimentos, por mencionar solo algunos rubros.

Cabe recordar que los Países Bajos son el segundo agroexportador del mundo (después de Estados Unidos) cuyas exportaciones agrícolas alcanzaron en 2019 un valor de casi 95mil millones de euros.

De acuerdo con cifras oficiales, en 2019 el valor del PIB agrícola de Países Bajos fue de 29mil millones de euros; incluyendo actividades como procesamiento de alimentos, distribución, logística y producción de insumos agroalimentarios, el valor asciende a 49 mil millones de euros.

Particularmente en el sector hortícola, los Países Bajos y México tienen un mercado complementario importante, ya que varias empresas neerlandesas proveen de tecnología e insumos a productores mexicanos que exportan a Estados Unidos. Sin embargo, Erik Plaisier apuntó que al ser la puerta de entrada a Europa, los Países Bajos pueden ser un aliado de México para abrir nuevos mercados de exportación, especialmente en productos como frutas tropicales.

Respecto a la sostenibilidad ambiental, comentó que los Países Bajos ya comparten sus experiencias y conocimientos con gobiernos estatales. Tal es el caso de Jalisco, donde trabajan en iniciativas para reducir el impacto medioambiental en actividades como la producción de aguacate o la ganadería, que tienen en común con Holanda el reto de reducir el uso de agua y las emisiones contaminantes.

Otro proyecto–financiado por el gobierno neerlandés– que se lleva a cabo entre empresas mexicanas y las universidades de Wageningen (Países Bajos) y Querétaro (México)está enfocado en el aprovechamiento del agua residual de invernaderos para el cultivo de algas, con las que se elaborará alimento para gallinas, que producirán huevos enriquecidos con ácidos grasos omega 3.

También, en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),investigadores de Wageningen trabajan en un proyecto para aprovechar el sargazo como materia prima para producir biocombustible.

Agricultura en equilibrio con la naturaleza

Respecto a los modelos de producción alimentaria con potencial para desarrollarse en México, Erik Plaisier refirió el de la “agricultura circular”, en auge en los Países Bajos debido a que se enfoca en reducir el uso de insumos para producir; reutilizar residuos; reducir emisiones contaminantes; así como mantener o mejorar la calidad de los suelos y preservar la biodiversidad.

Como ejemplo señaló el proyecto KAS2030, coordinado por la Universidad de Wageningen, que busca desarrollar un invernadero cero emisiones, que genere fuentes de energía propias, sin impacto ambiental. “Este proyecto será una referencia a nivel mundial y podría ser muy útil para México, especialmente por el crecimiento de la horticultura protegida en el país”, destacó Erik Plaisier.

Asimismo, consideró que otro mecanismo con potencial de replicarse en México, que ha aportado múltiples beneficios al sector agropecuario y ornamental en Países Bajos, es el de “triple hélice” o “triángulo dorado”, basado en la colaboración entre empresas privadas, centros de investigación, universidades e instituciones de gobierno para establecer agendas de conocimiento e innovación que permitan establecer desarrollos y acciones ante los retos que se presentan.

Con base en lo anterior, el consejero agrícola de la embajada de los Países Bajos en México apuntó que el trabajo coordinado entre ambos países permitirá transitar hacia una producción de alimentos más sostenible, así como a fortalecer las cadenas agrologísticas y la inocuidad alimentaria, cuya importancia se ha enfatizado en el marco de la pandemia sanitaria por la COVID-19.

Los productores y empresas interesados en participar en la misión comercial todavía pueden hacerlo, registrándose sin costo aquí: https://mission-mexico-2020.b2match.io/page-531

*Directora editorial de Agro Orgánico. editorial@agroorganico.com.mx             

Previous La brecha digital afecta al 36% de la población rural de AL y El Caribe
Next Presupuesto para el campo es insuficiente: Sader

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *