La iniciativa internacional Nutrialgae, promovida por la ONU y la empresa española Ficosterra, demostró que el uso de bioestimulantes elaborados a base de algas marinas permite obtener hasta un 20% más de productividad, dependiendo de las características del suelo, empleando un 30% menos de fertilización convencional.

Por redacción Agro Orgánico

Ciudad de México. – El proyecto Nutrialgae, liderado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la empresa de biotecnología marina Ficosterra, ha logrado su objetivo de reducir el uso de fertilización química sin repercutir en la productividad de las cosechas.

Mediante ensayos internacionales, llevados a cabo durante un año y medio en pruebas de campo y laboratorio donde se utilizaron bioestimulantes elaborados a base de algas marinas y microorganismos, se demostró que con el uso de estos insumos es posible obtener hasta un 20% más de productividad, dependiendo de las características del suelo, empleando un 30% menos de fertilización convencional, informó la compañía en un comunicado.

La aplicación de los bioestimulantes –desarrollados por Ficosterra– en el campo multiplica por dos la inversión, lo que se traduce en una reducción de costos en toda la cadena de valor de la industria agroalimentaria.

Cabe recordar que en 2021, Ficosterra fue seleccionada entre más de 600 empresas e instituciones, por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP, por sus siglas en inglés) para participar en el programa Ocean Innovation Challenge (OIC), una herramienta específicamente diseñada por UNDP para acelerar el progreso del cumplimiento del Objetivo 14 de Desarrollo Sostenible (ODS), cuya misión es conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos.

El Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, (CICESE. México), GN Productores Navarro (México) y la Universidad Hassan II de Casablanca (Marruecos) fueron las entidades con las que colaboró Ficosterra en las pruebas en campo y laboratorio que se realizaron con el cultivo de brócoli como parte del proyecto del OIC.

Para ello, se emplearon los bioestimulantes de extractos de algas y microorganismos, Cystium-k® y Ficosagro®, certificados por la agricultura orgánica y recolectados de forma sostenible.

Los expertos señalan que existen dos beneficios económicos dentro de este proyecto de agricultura orgánica: los derivados de la disminución de costos de fertilización y los correspondientes a la venta del brócoli. Los productos aplicados, propios de la agricultura sostenible del siglo XXI, han demostrado que tienen un alto retorno de la inversión, al haber conseguido en México un rendimiento económico tres veces superior a los costos.

La ciencia ya conocía las propiedades del uso de las algas marinas para mejorar el rendimiento de los cultivos. El proyecto de investigación Nutrialgae ha demostrado, además, que se puede reducir la contaminación en los acuíferos, provocada por los residuos de nitrógeno presente en los fertilizantes de origen químico.

Ahora el equipo multidisciplinario que trabajó en Nutrialgae comprobó que la aplicación combinada de bioestimulantes con estas características promueven el crecimiento de los cultivos gracias a que los suelos ganan en porosidad y capacidad para absorber nutrientes, la salinidad se reduce, la actividad microbiana del suelo se estimula y se requiere menos agua en el cultivo.

“En Ficosterra nos referimos al enfoque Triple Win, tres son los ganadores que salen beneficiados de esta agricultura regenerativa: la naturaleza al reducirse la huella de carbono y la escorrentía de nutrientes; los agricultores al aumentar el rendimiento de los cultivos y ahorrar en productos para el campo; y las personas, los consumidores que podemos acceder a alimentos más saludables y respetuosos con el medio ambiente y sus recursos limitados”, destaca el CEO de Ficosterra, Luis Lombana.

La apuesta por la agricultura sostenible deriva en casos de éxito

Otro resultado exitoso derivado del proyecto de investigación Nutrialgae es el acuerdo cerrado en noviembre entre GN Productores Agrícolas, a través de su filial Croptek, y Ficosterra América para investigar, desarrollar y comercializar productos orgánicos.

En paralelo, GN Productores Agrícolas incorporará los bioestimulantes Cystium-k® y Ficosagro ® en los planes de fertilización de cultivos de la empresa, mientras que Croptek también ampliará su catálogo de productos con bioestimulantes elaborados por Ficosterra América.

Más información acerca de Nutrialgae: https://www.youtube.com/watch?v=GRBtlMfUEJc

Previous ¿Por qué usar yeso agrícola?
Next ¿Tu biocontrol en berries es convencional o innovador?