La proteína Zian es una opción completamente natural que permite sustituir los suplementos proteicos utilizados para incrementar masa muscular

Por Wendy Gutiérrez*

¿Conoces la espirulina? No, no es algo mágico, ni traído de otros mundos, pero sí de nuestro planeta y Karen, Sebastián, Diego y Clemente; se centraron en ella para emprender Zian. 

Zian es un emprendimiento social de espirulina (Arthrospira maxima), que promueve la movilidad social, buena alimentación y la producción de alimentos sostenibles. 

Curiosamente, la Arthrospira maxima es una especie endémica de México y fue cultivada por los aztecas, quienes la conocían como tecuitlatl.

Esta microalga estaba presente en el lago de Texcoco, lo que permitió deducir que su medio natural era en aguas con alta salinidad. 

Su proceso de producción es completamente orgánico. Es posible mezclarla con todo tipo de alimentos, funciona muy bien con smoothies de fruta, además de ser una opción completamente natural que permite sustituir los suplementos proteicos utilizados para incrementar masa muscular.

Zian nació de la necesidad de realizar cambios en comunidades con diversas problemáticas sociales, entre ellos la falta de trabajos dignos y escasez de alimentos nutritivos a bajo costo.

Sebastián Bolio, Karen González, Diego Arroyo y Diego Clemente estudiantes del Tec campus Santa Fe, buscaron soluciones para apoyarles a tener una mejor calidad de vida y combatir los problemas de las comunidades. 

“Es y ha sido muy importante para nosotros el fundamentar nuestro emprendimiento desde el enfoque social. Desde las personas y el medio ambiente.” dijo Sebastián.  

Hoy en día se encuentran trabajando con habitantes de la comunidad de Santa Cruz Acalpixca, en Xochimilco. De la misma manera, ya comenzaron a establecer relación con otras familias productoras en Tepotzotlán, Estado De México. 

Mediante la producción de esta cianobacteria, es posible involucrar a mujeres en comunidades de escasos recursos, convocándolas como socias, para que colaboren en los procesos que el proyecto conlleva. 

Adicional a su apoyo en Zian, ellas reciben capacitaciones en materia de educación financiera, habilidades empresariales y profesionales, desarrollo personal y familiar, y en temas de relevancia para el negocio.  

Lo anterior en aras de que puedan crear su propia empresa o bien, insertarse en un área laboral dentro y fuera de Zian que sea de su interés.

Un porcentaje de lo producido es destinado para que ellas y sus familias puedan consumirlo, influyendo, por ende, un mayor porcentaje de consumo proteico dentro de su dieta, permitiendo mejorar su salud.

“El compromiso y la responsabilidad que ya tenemos con todas las personas de estas comunidades, me genera una pasión muy grande por saber que podemos transformar sus realidades”, comentó.

Algunas de las bondades de la espirulina son; un contenido de hasta 68% en proteína, una alta porción de hierro, calcio, betacarotenos, prebióticos, entre otros. 

Esta cianobacteria fue declarada por la FAO como uno de los alimentos más sostenibles, ya que su producción no requiere de fertilizantes o cantidades extraorbitantes de materia prima, como agua o nutrientes para su crecimiento, y no genera ningún residuo. 

Además, [la espirulina] absorbe grandes cantidades de CO2, lo que le permite emitir grandes cantidades de oxígeno al medio ambiente, superando en producción a muchas especies de árboles.

“Cada semana teníamos una sesión en aula y una en campo. Para mi es una experiencia que tienen que vivir todos aquellos que aspiran o son emprendedores, te conecta con las necesidades reales de las personas y, en nuestro caso, con aquellas a quienes más hemos relegado”, dijo Sebastian.

También, han logrado formar alianza con un profesor investigador del IPN, especialista en la producción de la Arthrospira, para generar un biorreactor de una tonelada, tener un insumo constante y lograr una expansión considerable. 

Del mismo modo, se han asociado con un productor de Jojutla, Morelos, que fungirá como proveedor de grandes cantidades de espirulina. Finalmente, ya cuentan con propuestas de intención de compra.

“El Tec siempre se me ha brindado apoyo a través del Hub de Emprendimiento Social, con todo lo que hemos necesitado en el momento, siempre adaptándose de la mejor forma y con toda disposición a Zian, cosa que agradecemos infinitamente”, comentó Sebastián respecto al Tec.

Zian necesita tiempo y capital, para poder llevar este superalimento al mundo, por lo que cuentan con una campaña en Fondify, en donde los usuarios pueden aportar con donaciones para que continúen impactando a las comunidades.

“Algo que me costó bastante tiempo entender, fue que la mayor limitante es la que tú te pones. Finalmente, mientras la motivación principal no se vaya, tenlo por seguro que de ahí van a seguir saliendo ideas y una de esas va a ser la ganadora”. Concluyó el cofundador de Zian.

*Conecta

Previous La preocupación por el medio ambiente llega a la cocina
Next Investigadores del Colpos desarrollan maíz resistente a enfermedades

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *