Sin la participación de las abejas en el proceso de polinización, se estima que en el mundo habría una reducción aproximada del 30 por ciento en la producción de alimentos, señala el Inifap.

Redacción Agro Orgánico

México. – Sin la activa participación de las abejas en el proceso de polinización en frutos o semillas para consumo humano se estima que en el mundo habría una reducción aproximada del 30 por ciento en la producción de alimentos.

Esta situación impactaría en su precio y acceso a la población, por lo que la participación de las abejas en los ciclos productivos agrícolas es esencial para fortalecer la autosuficiencia y seguridad alimentaria en el país y en el mundo, destacaron expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) y de centros de investigación y organismos privados.

Durante el encuentro virtual Diálogo: Abejas, Agricultura y Medio Ambiente, el director del Centro Nacional de Investigación Disciplinaria (Cenid) en Fisiología y Mejoramiento Animal del Inifap, Miguel Enrique Arechavaleta Velasco, señaló que el Instituto trabaja desde hace más de 30 años en el desarrollo de abejas más tolerantes a la enfermedad de la varroa, a través del mejoramiento de líneas genéticas resistentes.

Asimismo, el especialista exhortó a los productores a utilizar menos productos químicos, ya que con su uso se afecta y estresa a las colonias de abejas. En este contexto, explicó que se trata de insectos sociables que se desenvuelven con los alimentos, la agricultura y el medio ambiente, por lo que los insecticidas, herbicidas y el cambio climático los impactan directamente, así como a su entorno, y se disminuyen las poblaciones silvestres.

Por su parte, el investigador de la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad de Guelph, Canadá, Ernesto Guzmán Novoa, comentó que existen más de 20 mil especies de abejas, la mayoría son de hábitos solitarios, no viven en sociedades y están equipadas en su anatomía para polinizar cultivos.

En el caso de la abeja melífera –que produce miel– dijo que esta llegó a México importada de España y tiene la capacidad de adaptarse a diversos ambientes.

Respecto a la importancia socioeconómica y ecológica de las abejas, destacó que contribuyen con más del 65 por ciento de la polinización de cultivos y plantas silvestres. Un tercio de los alimentos que consumimos en sociedades occidentales son producidos gracias a la polinización de las abejas, de forma directa e indirecta, resaltó Guzmán Novoa.

Por su parte, el presidente de la Federación Mexicana de Apicultura, Enrique Estrada de la Mora, comentó que con el fin de proteger a la abeja melífera y mantener su pureza, se prevé establecer reglamentos para evitar la introducción de este tipo de insectos de otros países.

De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (Siap) de la producción de miel en 2020, 27 mil 725 toneladas se exportaron y la mayor parte de este volumen se vendió en Alemania, Estados Unidos y Arabia Saudita.

Yucatán, Campeche, Veracruz, Chiapas y Jalisco son las principales entidades productoras de miel de alta calidad en el país.

Previous La producción de azúcar orgánica en México es de 14 mil toneladas
Next Comparte México experiencia en el uso de insecto estéril para control de plagas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *