ONG consideran “pésima”, la gestión de plaguicidas en México


Según la ONG organización ecologista hay deficiencias en su etiquetado, falta de monitoreo y vigilancia, así como la ausencia de opciones ante el uso de plaguicidas

ONG consideran “pésima”, la gestión de plaguicidas en México
ONG consideran “pésima”, la gestión de plaguicidas en México

Ciudad de México. – La organización ambientalista Greenpeace y la Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México (RAPAM), demandaron un nuevo régimen legal en materia de plaguicidas con respeto a los derechos humanos y una transición hacia la agricultura ecológica.

En el reporte “Derechos humanos y plaguicidas” elaborado por la organización ambientalista se alertó que en México “hay una pésima gestión de estas sustancias”. Falta una definición de Plaguicidas Altamente Peligrosos y de políticas que establezcan que por sus daños severos deben ser retirados del mercado, según un comunicado.

Además, hay deficiencias en su etiquetado, falta de monitoreo y vigilancia, así como la ausencia de opciones ante el uso de plaguicidas, junto a un sistema “perverso” de subsidios que apoyan su uso continuo por agricultores.

Según el reporte, el nuevo marco legal debería sostenerse en la precaución, “quien contamina paga” y en el principio de sustitución, ya que las deficiencias en la legislación nacional sobre sustancias peligrosas, “atentan contra derechos humanos tales como el derecho a un medio ambiente sano, la alimentación y el agua, el derecho a la salud, así como derechos laborales de trabajadores del campo, mujeres embarazadas o en lactancia y niños jornaleros”.

“Denunciamos la carencia de evaluaciones y comunicación acertada de riesgo en el uso de plaguicidas; la inexistencia de una norma que establezca límites máximos permisibles de residuos de plaguicidas en alimentos; y demandamos la existencia de mecanismos efectivos de participación para impugnar el otorgamiento de registros de plaguicidas o solicitar su cancelación”, resaltó María Colín, asesora legal de Greenpeace México.

Fernando Bejarano director de la RAPAM enfatizó que se requiere una reforma a fondo del marco regulatorio en la gestión de plaguicidas para que se respeten plenamente los derechos humanos y se prevenga la exposición de agrotóxicos que puedan provocar daños graves a la salud y al ambiente.

“En Greenpeace México trabajamos para lograr una agricultura ecológica que provea comida sana y mantenga la tierra libre de tóxicos. La política agroalimentaria en nuestro país se basa en un modelo dependiente del uso excesivo de plaguicidas insostenible, por lo que es urgente transitar a una agricultura ecológica”, insistió la agrupación ambientalista.

Con información de Agencias y MVS Noticias

Previous Publicarán Sagarpa y Economía normas “históricas” para el sector lácteo
Next En Jalisco, la Profepa clausura predios ilegales de aguacate

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *