Son tres términos que pueden asemejarse, pero cada uno de ellos guarda alguna particularidad que los convierte en productos diferenciados

La moda de la dieta sana y equilibrada ha venido para quedarse. La sociedad ha entendido que una buena alimentación es fundamental para vivir en mejores condiciones, evitar enfermedades y alargar nuestra esperanza de vida. Al igual que el deporte, la gastronomía es un pilar básico para hacer de nuestro cuerpo un aliado, apunta en una nota eldiariovasco.com

En esta nueva era, surgen etiquetas que diferencian unos productos de otros. Dentro de la amplia gama de nomenclaturas surgidas alrededor de este mundo, hay tres términos que en muchas ocasiones se asocian como un mismo grupo pero que, como quedará reflejado en este artículo, no significan lo mismo. ¿Qué determina que un alimento sea eco, bio u orgánico? A continuación, explicamos las diferencias entre unos y otros.

Eco

Se trata de una etiqueta asociada a la producción de un alimento, es decir, en qué tipo de tierra ha crecido, qué agua se ha utilizado para regar el cultivo… La etiqueta ECO pretende es remarcar que son productos elaborados sin fertilizantes ni pesticidas y que basan su crecimiento en las condiciones naturales, que sean éstas las que rijan el camino de dicho alimento. Es una etiqueta que sirve tanto para los alimentos procedentes de la huerta como para todos aquellos relacionados con el mundo de la ganadería, en el que se exige que el animal pueda alimentarse de alimentos ecológicos.

Bio

La alteración genética, su inexistencia, es la que marca la seña de identidad de un alimento bio. ¿Para que se utiliza esta alteración en muchos casos? Para modificar el color o el volumen de frutas u hortalizas. Las diferencias entre los productos ecológicos y bio son mínimas. Tan escasas que, básicamente, se trata de la percepción que tiene el consumidor sobre una u otra etiqueta. La ‘eco’ se asocia a la producción del alimento, a cómo ha crecido o vivido hasta el momento de su venta. A la ‘bio’, por su parte, se la relaciona con la selección natural de la materia prima. Un matiz que la sociedad entiende como relevante.

Orgánicos

Vaya por delante que no todos los alimentos y productos orgánicos son bio. Por lo tanto, es evidente que existe diferencias entre uno y otro concepto. La razón es que hay algunos alimentos que son alterados genéticamente aunque en su crecimiento no se utilice ningún tipo de químicos.

Con información de: Diario Vasco

Previous China modernizará su agricultura de forma acelerada en la próxima década
Next Residuos de alimentos orgánicos, ideales para composta casera

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *