Desarrollado por investigadores de la BUAP, este insumo permite también la recuperación de los suelos

Puebla,México. – En Puebla, se desarrolló un biofertilizante basado en bio-nanomateriales compuestos por bacterias fijadoras de nitrógeno e inmovilizadas en arcilla hidrotalcita que permiten acelerar el crecimiento de las plantas en más de 50 por ciento, así como la recuperación de suelos.

El trabajo fue realizado en la Facultad de Ciencias Químicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), a cargo de los doctores Geolar Fetter, responsable del Laboratorio de Biomateriales; Franchescoli Didier Velázquez Herrera y Marta Lobo Sánchez, del Laboratorio de Microbiología.

La innovación consiste en sintetizar arcillas poco comunes en la naturaleza, a las cuales les fijan bacterias para formar biomateriales que son liberados en los suelos para cumplir con la función de convertir el nitrógeno que existe en el aire en nitrógeno orgánico, para que este favorezca el crecimiento de las plantas, logrando reducir la acidificación del suelo y regulando su pH, por lo que se ingresó una solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Dicha arcilla no es ácida o tóxica para los humanos, además de ser muy porosa, lo que sirve para contener o fijar a las bacterias; además, presenta humedad, que hace que los microorganismos se conserven mejor y por más tiempo.

Microorganismos empleados

Los microorganismos empleados para este desarrollo fueron las bacterias del género Streptomyces y Saccharopolyspora, responsables de fijar nitrógeno del aire. Los parámetros de medición de la actividad fueron evaluados por la velocidad de crecimiento de plantas de lechuga, señaló Fetter.

Los primeros resultados mostraron que las bacterias estudiadas favorecieron enormemente el crecimiento de plantas de lechuga, comprobando su eficacia en la fijación de nitrógeno y producción de fertilizantes.

“Se obtuvieron plantas de lechuga de 70 mm de longitud después de 14 días de contacto con estos compuestos, en comparación con los 30 mm que se observaron en las plantas tratadas con los materiales individuales”, explicó.

Debido a que son materiales amigables ecológicamente y no tóxicos, estos biofertilizantes pueden ser empleados en cualquier tipo de suelos, donde los bionanocompósitos actuarían como los mejores materiales, o bien, encontrar otras aplicaciones, entre estas, en cultivos hidropónicos en donde la arcilla hidrotalcita sería el material indicado para el crecimiento de plantas.

Con información de: Angulo 7

Previous Estudiantes crean insumo para evitar el deterioro de jugos frutales
Next Exportadores de tomate prevén mejores condiciones con gobierno de Biden

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *